Un encuentro inspirador de un guía turístico con turistas tibetanos

Debes Leer!

Nspirement Staff
Inspiración es el acto de motivarse, animarse y entusiasmarse hasta el punto de marcar una diferencia o un hacer un cambio significativo. Nuestro objetivo es ofrecer artículos que inspiren, animen e informen a nuestros lectores, así como una visión de todo lo relacionado con China y su impacto en el mundo actual. "CONSTRUYENDO SOBRE EL PASADO Y TRAYENDO INSPIRACIÓN PARA EL FUTURO”.

Por Yi Ming

Un guía turístico en Beijing tuvo la oportunidad de acompañar a un grupo de turistas del Tíbet. Su impresión de la gente tibetana venía principalmente de películas, de la televisión o de nociones preconcebidas con respecto a su limpieza, temperamento y educación.

Cuando el guía vio por primera vez al grupo, parecía lo que esperaba; tenían una tez más oscura y parecían más viejos que su edad actual. Ninguno tenía una maleta decente. Sin embargo, después de observar cómo se comportaron durante los próximos días, se dio cuenta de que sus primeras impresiones estaban equivocadas.

No había nada programado para el primer día, para que el grupo pudiera instalarse en su hotel y descansar. Sin embargo, cuando llegaron al hotel, la recepcionista dijo que no había suficientes habitaciones para todo el grupo, así que nos llevaron a un segundo hotel. Eso tampoco funcionó, así que fueron al tercero.

Poco después de desempacar en el tercer hotel, el primero llamó y dijo que tenían suficientes habitaciones para todo el grupo. El gerente de la agencia de turismo decidió que deberían volver al primer hotel. Finalmente, después de cinco horas, el grupo se instaló en el primer hotel.

A la guía le preocupaba que estuvieran enojados por la situación y exigieran compensación. En cambio, simplemente sonrieron y le agradecieron cuando se disculpó. El coordinador del grupo incluso consoló al guía y le dijo que todo estaría bien.

Tourist Forbidden City
El grupo fue a la Ciudad Prohibida al día siguiente. (Imagen: vía pixabay / CC0 1.0 )

El grupo fue a la Ciudad Prohibida al día siguiente. Después de caminar por un rato, el guía decidió asegurarse de que nadie estaba rezagado. Cuando se dio la vuelta, se sorprendió al ver que caminaban de a dos directamente detrás de él en línea recta.

También eran muy ordenados para subir y bajar del autobús. No había empujones y nadie luchaba para conseguir un mejor asiento. El guía sólo necesitaba ayudar a los que tenían dificultades para subir las escaleras y cuando lo hizo, siempre le agradecieron con una sonrisa amable. En comparación con sus grupos habituales, si un turista da las gracias, por lo general es con una mirada de indiferencia.

turistas tibetanos
Si no llevaban algo, siempre estarían sosteniendo un collar de cuentas de oración. (Imagen: Antoine Taveneaux a través de Wikimedia / CC BY 3.0 )

Después de unos días, el guía comenzó a apreciar su fuerte fe, devoción a Buda y corazones agradecidos. Si no llevaban algo, siempre estarían sosteniendo una collar de cuentas de oración.

Un día mientras recorría un palacio, el coordinador del grupo comenzó a hablar sobre el karma y la reencarnación con el guía. El guía empezó a darse cuenta de que sus creencias eran la fuente de su calma e indiferencia hacia esas pequeñas desgracias en la vida que tanto molestan a la gente común.

El último día de su viaje, el guía vio al grupo en la estación de tren. Le dieron un regalo y todos le estrecharon la mano. El guía no quiso decir adiós y cuando el coordinador del grupo se acercó a él para estrecharle la mano, el guía lo abrazó como a un amigo.

A partir de esta experiencia, el guía entendió la diferencia entre las personas con fe y las que no la tienen. Se dio cuenta de que una persona no necesita tener una religión, pero una persona necesita fe.

Editado por David Clapp

 

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

- Advertisement -spot_img

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Advertisement -spot_img

Artículos Recientes

Monga: La película asiática que debes ver

Por Colin Fredericson De pronto te perdiste la exitosa película taiwanesa, Monga, estrenada en 2010. Ella se remonta atrás, a la...
- Advertisement -spot_img

Más Artículos similares

- Advertisement -spot_img