Un CEO aprende lección de vida de una joven humilde

Debes Leer!

Emma Lu
Autora especializada en mitos y relatos culturales e históricos.

Por Emma Lu

Un CEO de una gran empresa, que era multimillonario, quería saber cómo vivía la gente común. Así que un día tomó un autobús y se sentó en un asiento vacío, donde observó a los otros pasajeros, sin darse cuenta de las lecciones de vida que estaba a punto de aprender.

Un anciano se sentó a su lado, y luego, en la siguiente parada, una mujer embarazada se subió, seguida por una hermosa joven. Pronto, más personas subieron al autobús bloqueando su vista de la hermosa niña. Mientras se sentaba allí, pensó en la hermosa chica en el autobús.

De repente, escuchó una voz dura y aguda:

– “¿Qué clase de hombre eres? ¡Actúa como un caballero! ¿No puedes ver a una mujer con un niño pequeño allí sentado? Cede tu asiento”.

Siguió la voz y vio que era una joven hablándole. Ella lo miró:

– “Estoy hablando contigo”.

Al ver el fuego en sus ojos, se levantó para que la mujer que estaba frente de él se sentara y rápidamente se bajó del autobús.

De repente, escuchó una voz dura y aguda: “¿Qué clase de hombre eres? ¡Actúa como un caballero! ¿No puedes ver a una mujer con un niño pequeño allí sentado? Cede a tu asiento’. (Imagen: Stevendalewhite vía Dreamstime)

De camino a la oficina, se sintió avergonzado por cómo la chica del autobús le había hablado, y todo lo que podía pensar era en encontrar una manera de vengarse de esa joven.

Bueno, por coincidencia, su compañía estaba contratando ese día, y su secretaria trajo una pila de solicitudes. Mientras hojeaba los formularios, encontró una imagen de aspecto familiar.

Era ella, la chica que lo había humillado en el autobús. Sonrió y estaba feliz, sabiendo que tendría una manera de vengarse.

Durante la entrevista, vio sudor en su frente: estaba nerviosa al ver al hombre que había visto en el autobús frente a ella. Pero tuvo que soportarlo; venía de una familia pobre, y no tenían nada en este momento, a pesar de que tenía una buena educación y un alto nivel de habilidad. Realmente necesitaba este trabajo.

Él le dijo:

– “Si puedes lustrar nuestros zapatos, estás contratada”.

Ella dudó por un minuto: le pedían que renunciara a su dignidad a cambio de un cheque de pago. ¿Debería o no debería?

Lecciones de vida de la joven

Después de que terminó de lustrar los zapatos, escuchó:

– “Estás contratada”.

No parecía muy emocionada; ella solo dijo:

– “Gracias”.

Para su sorpresa, la señorita continuó:

– “Acabo de pulir cinco pares de zapatos a un costo de $ 2.00 por par, así que eso es $ 10.00 que me deben. Una vez que haya recibido el dinero, vendré a trabajar”.

“Acabo de pulir cinco pares de zapatos a un costo de $ 2.00 por par, así que eso es $ 10.00 que me debes. Una vez que haya recibido el dinero, entonces vendré a trabajar”. (Imagen: James DeMers vía Pixabay)

No quería darle el dinero, pero tenía que cumplir su promesa, así que le dio los $ 10.00. Se sorprendió cuando la vio dar los $ 10.00 a un viejo recolector de basura fuera del edificio en su camino a casa.

Un alma noble no puede ser humillada por mucho tiempo. A pesar de que estaba herida, todavía podía encontrar una manera de que su nobleza brillara.

Realmente la admiraba por eso. Durante los años siguientes, demostró ser excelente en su trabajo y logró muchas tareas aparentemente imposibles.

Un día, no pudo evitar preguntarle:

– “Te traté tan mal el primer día que te conocí. ¿Tienes algún resentimiento hacia mí?”

Ella respondió:

– “Estaba dispuesta a ser humillada porque eso me dio la oportunidad de levantar la cabeza más alto”.

- Advertisement -spot_img

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Advertisement -spot_img

Artículos Recientes

¿Cuánto saben los jóvenes chinos sobre la masacre de la Plaza de Tiananmen?

Por Armin Auctor La Voz de América (VOA) informó que la masacre de la Plaza de Tiananmen de 1989 sigue...
- Advertisement -spot_img

Más Artículos similares

- Advertisement -spot_img