Tu verdadero yo más grandioso, no es tu yo inventado

Debes Leer!

Nspirement Staff
Inspiración es el acto de motivarse, animarse y entusiasmarse hasta el punto de marcar una diferencia o un hacer un cambio significativo. Nuestro objetivo es ofrecer artículos que inspiren, animen e informen a nuestros lectores, así como una visión de todo lo relacionado con China y su impacto en el mundo actual. "CONSTRUYENDO SOBRE EL PASADO Y TRAYENDO INSPIRACIÓN PARA EL FUTURO”.

Por Laura Cozzolino

  • ¿Quién soy yo?
  • ¿Por qué estoy aquí?
  • ¿Cómo funciono?
  • ¿Por qué tengo reacciones específicas ante determinados eventos y personas?

¿Reconoces estas preguntas como parte de tu discurso sobre ti mismo?…

El verdadero auto-conocimiento se ha convertido en uno de los temas más populares en este último tiempo, ya que, a diferentes niveles, todos queremos saber y comprender más sobre nosotros mismos.

Explorar y descubrir tu verdadero yo, y sus mecanismos, está directamente relacionado con tus sentimientos, la forma en que vives tu vida y el propósito que le das.

La autoconciencia y la capacidad de tener el control de tus decisiones y emociones, son claves para mejorar tu entorno y tus relaciones con los demás.

Descubrir tu verdadero yo es un proceso complejo

Cada persona tiene sus propios valores y percepciones de la realidad, por lo tanto, el verdadero yo está hecho de elementos subjetivos. Discernir tu verdadera identidad de la “inventada” es difícil.

La forma en que te ves a ti mismo está influida por tus principios, tu cultura, tus compañeros, tus padres, tu educación, tus creencias y los medios de comunicación. De acuerdo a estos agentes, establecemos nuestro carácter y comportamiento.

Sin embargo, al analizar estos factores, incluida tu educación formal, puedes observar que en su mayoría son externos.

Algunos se basan en una comparación en la que te ves a ti mismo como mejor o peor que otros individuos, mientras que otros reflejan las perspectivas de vida de los demás.

Cuando te comparas con los demás, es probable que experimentes sentimientos negativos, como celos, envidia, arrepentimiento, culpa, falta de confianza o satisfacción. Esto te da una excusa y una inclinación a mentirte a ti mismo.

Al aceptar la opinión de tus padres o compañeros, te condicionas a adoptar sus valores.

Además, los medios de comunicación desempeñan un enorme papel en la percepción que tienes de ti mismo y de tu existencia, al imponerte unos cánones específicos de belleza, estilo, comportamiento, creencias y pensamiento.

A lo largo de tu vida, pasas por diferentes experiencias y les das un significado, exploras tu trayectoria, decides lo que te conviene y la “historia” que quieres contar sobre ti.

Discernir quién eres realmente es un proceso laborioso y complejo porque te bombardean con nociones sobre la apariencia, el comportamiento, las ideas e incluso las personas de las que te rodeas.

Estas concepciones no son tú y suelen generar creencias limitantes que te impiden alcanzar tus objetivos y conectar con tu verdadera naturaleza.

A menudo acabas identificándote con etiquetas, como una profesión, un papel, una cualidad positiva o negativa que crees tener, tus posesiones o incluso una condición física o mental. Esto influye mucho en tu razonamiento, tus acciones y tus relaciones con los demás.

En la vida, interpretas muchos personajes, llevas muchos sombreros y aprendes a comportarte “en consecuencia”; sin embargo, tu verdadera naturaleza debe permanecer constante y sustentar todo lo que haces.

La gran pregunta es:

¿Cómo sabes quién eres genuinamente?

¿Cómo puedes discernir las nociones externas de tu verdadera naturaleza? .

Responder a estos interrogantes, es un viaje tanto consciente como inconsciente.

En la vida, interpretas muchos personajes y aprendes a comportarte en consecuencia; sin embargo, tu verdadero yo debe permanecer constante y sustentar todo lo que haces. (Photo 8363988 / Brujula © Jordi Sargatal | Dreamstime.com)

Para aquellos que son religiosos, la escuela de Buda y las religiones ortodoxas creen que los seres humanos están perdidos en la ilusión y sólo pueden confiar en sus ojos físicos y en sus medios limitados para dar sentido a su existencia, a ellos mismos y al universo.

Fueron creados con una naturaleza buena, pero se corrompieron y fueron enviados a esta Tierra, donde están destinados a permanecer hasta que sean capaces de reconectar con su verdadero ser y regresar a sus hogares originales.

Las personas no religiosas aún pueden observar que, a lo largo de los siglos, los valores humanos han pasado por un proceso degenerativo y, como consecuencia, discernir el bien y el mal y la verdadera naturaleza de las personas, se ha vuelto cada vez más difícil.

Distinguir entre el verdadero yo y el yo inventado

El yo que creas es una historia que construyes, junto con tus percepciones de la vida.

Te preguntas por qué te han ocurrido algunos acontecimientos, atribuyes un significado positivo o negativo a las experiencias que vives y decides lo que esas experiencias dicen de ti.

Al hacer todo esto, con el tiempo, defines y evalúas tus atributos dominantes y estableces conexiones entre éstos y lo que ocurre en tu existencia.

El yo que creas es una historia que construyes, junto con tus percepciones de la vida. (Imagen: vía unsplash.com / Taylor Smith)

Inventar una “historia de uno mismo” conduce a sesgos cognitivos, como abrazar todas las ideas que protegen la imagen que has construido y rechazar las que están en contra, justificar algunos de tus comportamientos y buscar constantemente la validación del mundo exterior.

Tu verdadero yo, es diferente de tu yo inventado. El primero tiene que ver con tu conciencia y tu conocimiento, está en constante evolución y no puede ser influido; el segundo tiene que ver con las palabras, es estático y rígido, está definido por el pasado y puede ser influenciado.

Tres estrategias para conectar con tu verdadero yo

Man meditating Falun Dafa(Image: en.mighui.org)
Practicar una meditación consciente te conectará con tu ser interior, creando las condiciones para que surja espontáneamente. (Imagen: es.mighui.org)

Pasar tiempo en la naturaleza

Estar rodeado de árboles, caminar por una playa o contemplar el agua de un río, te permitirá encontrar la armonía contigo mismo y con el universo, ya que todos formamos parte de un mismo “cuerpo”.

Centrarse en la respiración y los sentidos

Ser consciente de la respiración, los sentimientos, la vista y el oído, mejorará tu autoconsciencia y te mantendrá en el presente.

Practicar meditación

La meditación te conectará con tu ser interior creando las condiciones para que surja espontáneamente.

El proceso de encontrar, explorar, identificar y comprender el ser es continuo y desafiante; sin embargo, también es gratificante y satisfactorio.

El primer paso en este viaje es el silencio. Tomarse un respiro del ruido exterior y apreciar la propia compañía genera el entorno adecuado para escuchar realmente la voz interior, una voz que se calla en el caos, pero que se hace fuerte y clara cuando se está tranquilo y solo.

Laura Cozzolino

Laura nació en Italia y en 2008 se trasladó a Australia, donde trabaja como educadora mentora y coach de vida.
Le encanta viajar, escribir y meditar. Ve la vida como un viaje lleno de oportunidades, encuentros coloridos, lugares intrigantes y situaciones únicas, en el que uno busca respuestas y sale con más preguntas:
“¡Una exploración continua de nuestro entorno, sus almas y nosotros mismos!”.
- Advertisement -spot_img

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Advertisement -spot_img

Artículos Recientes

7 poderosos alimentos anti inflamatorios

Por Sheridan Genrich La inflamación es algo que todas las personas sufrimos en nuestras vidas y no queremos que se...
- Advertisement -spot_img

Más Artículos similares

- Advertisement -spot_img