¿Qué se siente en una experiencia cercana a la muerte? – 1° parte

Debes Leer!

Just Strange
Just Strange ¿Te has preguntado alguna vez por qué algunas cosas ocurren de la manera en que lo hacen? Nuestro universo está lleno de fenómenos inexplicables que no comprendemos del todo. Believe It or Not se adentra en un mundo inexplicable donde la verdad es más extraña que la ficción.

Just Strange

¿Son reales las experiencias cercanas a la muerte?

A las 3:42 de la madrugada, hora de Beijing, del 18 de julio de 1976, los habitantes de la ciudad de Tangshan, en la provincia china de Hebei, estaban sumidos en un profundo sueño. De repente, el suelo tembló y en sólo 30 segundos, casi toda la ciudad quedó reducida a escombros.

El terremoto de 7,8 grados de magnitud destruyó 650.000 casas, 240.000 personas perdieron la vida, 160.000 resultaron gravemente heridas y 4.200 niños quedaron huérfanos. Los daños económicos directos ascendieron a 565 millones de dólares (3.000 millones de RMB) y durante mucho tiempo después, todo el país no pudo superar esta tragedia.

Pero también hubo innumerables personas que fueron traídos de vuelta desde el borde de la muerte en ese desastre.

Más de una década después, en 1987, el profesor Feng Zhiying, director del Hospital Anding de Tianjin, y su colega recibieron una financiación especial del Estado para entrevistar a 100 sobrevivientes aleatorios del terremoto de Tangshan y realizaron una encuesta sobre sus experiencias cercanas a la muerte. De estos 100 entrevistados, se obtuvieron 81 casos de datos válidos.

Desde entonces, los dos profesores han publicado un informe de investigación sin precedentes sobre las experiencias cercanas a la muerte en la China continental. Hoy hablaremos de si los espíritus existen y del mundo después de la muerte, tal y como lo ven los supervivientes del terremoto de Tangshan.

Experiencia cercana a la muerte en el terremoto de Tangshan

El trabajo del profesor Feng Zhiyang y su colega se publicó por primera vez en 1992 en el Journal of Mental Health chino. De la muestra resultante de 81 personas, había 43 hombres y 38 mujeres con una edad media de 31 años, junto con cuatro casos de menores de 18 años.

76 de ellos quedaron paralizados de por vida en esa catástrofe, incluidos 54 que experimentaron una parálisis completa. En otras palabras, todos estos encuestados eran personas que habían sufrido graves lesiones físicas durante el terremoto.

La Sra. Liu, de 23 años, era trabajadora en una fábrica. Se rompió las vértebras lumbares en el terremoto cuando se derrumbó su casa, y desde entonces quedó paralizada de cintura para abajo y confinada a una silla de ruedas de por vida.

Durante su recuerdo, la Sra. Liu dijo que no se sintió asustada en absoluto en el momento en que fue derribada, sino que sintió que su mente se había vuelto increíblemente clara.

El pasado pasó por su mente como una película, con imágenes de ella riendo y jugando con sus amigos durante su infancia, las dulces escenas con su novio cuando se enamoró por primera vez, su primer día de trabajo y la primera vez que recibió una felicitación de su jefe, como si todos los momentos felices de su vida se hubieran unido en ese breve instante.

Y es quizás este sentimiento de felicidad el que le dio las ganas de vivir.

Durante su experiencia cercana a la muerte, el pasado pasó por su mente como una película. (Imagen: Fernando Gregory vía Dreamstime)

Li, un niño granjero de 12 años en ese momento, tuvo una experiencia completamente diferente. Fue golpeado por la caída de una viga que le lesionó las vértebras cervicales. Perdió el conocimiento y se sintió como si estuviera en un depósito de cadáveres, rodeado de formas cambiantes que parecían humanos y fantasmas.

Entonces su cuerpo empezó a flotar hacia arriba, sus extremidades inferiores desaparecieron y diferentes partes de su cuerpo empezaron a desintegrarse en el aire. Al cabo de un rato, varias imágenes de su corta vida se reprodujeron ante sus ojos.

La repetición de los acontecimientos, tanto buenos como malos, era más bien una corriente de conciencia, no controlada por el cerebro.

Aparte de las experiencias de este chico, también se registraron otros casos de flashbacks durante experiencias cercanas a la muerte.

Cao, una profesora universitaria de 56 años en el momento del terremoto, había sido anteriormente una firme atea. Durante el momento en que estuvo a punto de morir, vio recuerdos de sus años universitarios, de los movimientos políticos comunistas en los que había participado y, finalmente, de sus años de trabajo.

De repente, sintió que había pasado por demasiadas dificultades en su vida como para morir así, y entonces, como si una mano tirara de ella con fuerza, fue arrastrada de vuelta a la realidad.

Aunque la señora Cao perdió a su marido, a sus hijos y a su nieto en el terremoto, se mantuvo fuerte y viva simplemente porque sintió que era la providencia del Cielo la que había hecho sobrevivir.

Para Wang, un empleado bancario de 28 años, su experiencia cercana a la muerte fue mucho más misteriosa. Se despertó mientras dormía por un fuerte golpe y luego un trozo de techo cayó sobre su pecho. Luchó por liberarse, pero no podía moverse ni gritar.

En ese momento, apareció un hombre con bata, cojeando hacia él, pero extrañamente, aunque estaba muy cerca del hombre, no podía verle la cara. El hombre le condujo a una cueva oscura y sin fondo. Según Wang, sentía que su cuerpo era completamente incontrolable y sólo sabía seguir al hombre.

Finalmente, al final de la oscura cueva, vio un palacio subterráneo dorado. El hombre le dijo que esperara fuera un momento, y unos instantes después, una voz resonó desde el interior y dijo:

“Su nombre no está en el Libro de la Vida y la Muerte, así que déjalo volver”.

Cuando volvió a abrir los ojos, Wang ya estaba en una cama de hospital, rodeado de médicos y enfermeras que intentaban reanimarlo. Era como si hubiera estado soñando.

Sin embargo, años después, Wang sigue recordando el sueño con claridad, especialmente el glorioso palacio, que pensó que podría haber sido el inframundo.

Siguió al hombre por una cueva oscura hasta que llegaron a un palacio subterráneo. (Imagen: Eugenesergeev vía Dreamstime)

En el informe, alrededor de un tercio de los supervivientes entrevistados dijeron haber experimentado el paso por un túnel oscuro. Algunos dijeron que oyeron ruidos extraños y tuvieron la sensación de que sus cuerpos se apretaban a través del túnel.

Algunos pudieron ver claramente una luz brillante al final del túnel, mientras que otros dijeron que no sintieron ningún miedo a pesar de que el pasaje era completamente negro. Algunos dijeron que el túnel que experimentaron era muy ventoso y arenoso, pero no sintieron ninguna corriente de aire.

Los dos profesores clasificaron estas experiencias como la “experiencia del túnel”.

Casi una cuarta parte de los encuestados también se encontraron con otras personas o espíritus durante sus experiencias cercanas a la muerte. Algunos eran sus seres queridos aún vivos y otros eran miembros de la familia que habían fallecido, y dichos espíritus solían llevar un brillo de otro mundo.

Una profesora de primaria, que recibió un golpe en la cabeza durante el terremoto y estuvo en coma durante varios días antes de ser reanimada, recordó después que durante el coma vio a su padre, que en realidad había fallecido muchos años antes. Se sintió aliviada por haberse reunido con él durante ese breve tiempo.

Y lo que es más interesante, casi la mitad de las personas sintieron que su alma o conciencia se desprendía de su cuerpo. Los profesores describieron esta experiencia como una “separación de la conciencia del cuerpo”.

Uno de los encuestados describió cómo sintió su cuerpo dividido en dos, uno tumbado en la cama como una cáscara vacía, y el otro más ligero que el aire, flotando en el aire y sintiéndose increíblemente cómodo.

La encuesta indica que cada persona ve su experiencia cercana a la muerte de forma diferente, dependiendo de su experiencia social, religión, fe, estado civil, personalidad e incluso nivel educativo. Pero estas diversas experiencias cercanas a la muerte no carecen de un patrón.

Los dos profesores dividieron las experiencias cercanas a la muerte en 40 subcategorías. Entre ellas se encuentran los flashbacks, la separación de la conciencia del cuerpo, la ingravidez, la extrañeza física, la anormalidad física, el fin del mundo, la infusión cósmica, el tiempo detenido, etc.

La mayoría de los entrevistados pudieron experimentar dos o más de estas experiencias.

Las personas que han tenido una experiencia cercana a la muerte suelen informar de la separación de la conciencia del cuerpo. (Imagen: Andrianocz vía Dreamstime)

Sigue disfrutando de este interesante articulo AQUI

- Advertisement -spot_img

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Advertisement -spot_img

Artículos Recientes

¿Cuánto saben los jóvenes chinos sobre la masacre de la Plaza de Tiananmen?

Por Armin Auctor La Voz de América (VOA) informó que la masacre de la Plaza de Tiananmen de 1989 sigue...
- Advertisement -spot_img

Más Artículos similares

- Advertisement -spot_img