Los dioses ayudan a un anciano bondadoso

Debes Leer!

Max Lu
Max Lu es un autor especializado en geopolítica asiática.

Por Max Lu

 

En las historias antiguas, a menudo se cuenta que los dioses llegaban a las personas con un disfraz puesto, para probar su verdadera naturaleza.

Había un viejo erudito generoso y de mente abierta llamado Liu Gong que vivió en Anhui durante la dinastía Qing temprana. Un día tuvo una prueba, la cuál ocurrió durante un momento muy difícil de su vida. Afortunadamente, el encuentro del anciano con los dioses resultó fructífero y las bendiciones divinas que recibió continuaron a través de las generaciones que vinieron después de él.

Liu se ganaba la vida dando clases particulares a niños, ayudándoles con sus estudios. Al principio, le fue bastante bien y tenía una casa grande y una vida próspera. Con el tiempo, sin embargo, perdió algunos de sus estudiantes y sus ingresos se hicieron menores.

Se vio obligado a vender su gran casa y alquiló una pequeña residencia donde vivía y podía usar algún espacio como tienda para vender comestibles.

La naturaleza amable de Liu atrajo a muchos clientes habituales y su negocio prosperó durante el primer año. Sin embargo, su naturaleza tranquila significaba que no prestaba mucha atención a los costos de administrar el negocio y no obtuvo ganancias durante ese primer año.

Supo que el dinero de la venta de su casa había desaparecido en los costos comerciales y se preocupó mucho cuando se dio cuenta de que pronto no podría pagar el alquiler.

Sentado en el patio, pensando en su familia y cómo protegerlos, notó por primera vez que este estaba lleno de maleza. Esto se sumó al peso de la depresión que estaba sintiendo: ¡ni siquiera podía cuidar su patio adecuadamente!. Liu estaba tan triste que se fue a la cama.

A menudo los dioses aparecen en los sueños

Esa noche soñó con un anciano vestido de amarillo que señalando las malezas dijo:

“Estas plantas no son malezas, son medicina. Si las mezclas con polvo de plomo y aceite de tung, puedes hacer un ungüento curativo. ¿Por qué quieres deshacerte de ellas?”

Cuando se despertó, Liu recordó el sueño e inmediatamente consultó la gran “farmacopea” de hierbas que poseía.

Resultó que las plantas, el ginseng y el notoginseng, de hecho, eran  plantas curativas. Se animó cuando vio que nuevamente podía hacer algo para ayudar a la gente.

Liu salió de inmediato y compró polvo de plomo y aceite de tung, pero se dio cuenta de que no había estufa para guisar las hierbas para hacer el ungüento.

Liu se ganaba la vida dando clases particulares a niños individuales y ayudándoles con sus estudios. (Imagen: Captura de pantalla vía YouTube

Los dioses aparecen en tiempos de necesidad

Casualmente, una anciana mendiga apareció en la puerta queriendo vender una pequeña olla de cobre que podría usarse como estufa.

Liu pensó que era perfecta para sus necesidades. Después de algunas negociaciones, la compró por un precio muy justo. Encontró un pequeño horno de hierro para el fuego y compró todos los utensilios que necesitaba para el proceso.

Cuando estuvo listo, Liu cosechó las hierbas del patio y comenzó. Fue meticuloso en el seguimiento de la “farmacopea”; estaba muy contento cuando produjo su primer lote de ungüento.

En aquel entonces, en su vecindario, había un viejo mendigo que tenía una dolorosa llaga en la pierna. Liu le preguntó al mendigo si podía probar su ungüento en la llaga. El mendigo estaba muy feliz de tener algo de ayuda y estuvo de acuerdo. Para su asombro, la llaga desapareció en una semana y ambos quedaron muy satisfechos.

La siguiente primavera y verano fueron muy lluviosos y húmedos, causando un brote de llagas tropicales que no sanaban. Los médicos no tenían idea cómo ayudar; no sabían cómo tratarlo. La gente comenzó a comprar el ungüento de Liu como la última esperanza y todos se sorprendieron de que los curara cuando los médicos no podían.

El boca a boca se extendió rápidamente y la demanda del ungüento de Liu lo hizo prosperar una vez más.

El corazón bondadoso de Liu nunca falló, incluso cuando se hizo rico una vez más. A veces, los mendigos y la gente pobre llamaban a su puerta en medio de la noche y él nunca los rechazaba, invitándolos alegremente a entrar, tratando cualquier dolencia que tuvieran.

Una noche en pleno invierno, una feroz ventisca estaba haciendo estragos afuera. Liu escuchó un golpe familiar a su puerta, se levantó de inmediato para entrar al visitante y sacarlo de la tormenta. Un viejo mendigo entró cojeando en la cocina con una llaga del tamaño de una moneda de cobre en la pierna. Liu preparó un apósito con una pomada del tamaño de la llaga.

Gods appear in everyday forms.
Había un viejo mendigo que vivía en el vecindario que tenía una dolorosa llaga en la pierna. (Imagen: via Pixabay)

Los dioses a menudo ponen a prueba a las personas

Sin embargo, cuando regresó al lado del mendigo, descubrió que la llaga había crecido hasta el tamaño de un tazón. Liu fue a preparar un apósito más grande, se lo llevó al mendigo para descubrir que la llaga había crecido aún más.

Después de una noche larga y agotadora, el aceite de la lámpara estaba a punto de quemarse. La esposa de Liu lo había llamado de vuelta a la cama muchas veces; cada vez, fingía no escucharla. Cuando el gallo del vecino saludó el nuevo día, Liu finalmente colgó la cabeza derrotado. Parecía que no podía ayudar al mendigo sin importar cuánto lo intentara.

El viejo mendigo eligió ese momento para perder los estribos y le gritó a Liu:

“¡Oye, eres un tacaño! No hay nada especial en tu medicamento. ¿Por qué solo usas lo suficiente para la llaga cada vez?. ¡Te preocupas más por tu precioso dinero que por ayudarme!”

Los dioses tienen poderes mágicos

Liu no se enojó ni perdió su genio al oír esto del mendigo. En cambio, siguió pacientemente intentando ayudar, poniendo un nuevo apósito hasta que se agotó el último ungüento de la nueva tanda.

Cuando la olla se vació, el mendigo se echó a reír. Sacó una moneda de cobre, la echó en la olla y dijo sarcásticamente:

“¡Gracias por tu ayuda!”

Salió a la nieve; milagrosamente, aunque Liu no había curado la llaga, el mendigo ya no cojeaba.

Liu trató de recoger la moneda del mendigo y se dio cuenta de que estaba pegada a la olla. No importaba lo que intentara, no podía soltarla. Dejó la moneda en la olla y continuó usándola para preparar su ungüento y otras medicinas.

La moneda parecía hacer que el ungüento fuera aún más efectivo y se convirtió en legendario, sanando a muchas personas que habían abandonado la esperanza de ser curadas. La gente llegó a creer que el viejo mendigo gruñón había sido uno de los dioses que daban a Liu bendiciones debido a su amable y paciente corazón.

Liu vivió una larga vida y falleció pacíficamente a la edad de 80 años. Sus hijos y nietos tenían un amor por la lectura y el estudio y muchos de ellos se convirtieron en distinguidos eruditos.

Se ganaban la vida como lo habían hecho su antepasado, haciendo y vendiendo medicinas en la pequeña olla de cobre con una moneda de un Dios incrustada en ella.

Esta olla bendecida, fue la posesión más preciada de la familia y se transmitió a través de muchas generaciones.

- Advertisement -spot_img

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Advertisement -spot_img

Artículos Recientes

La autocompasión da como resultado una mejor salud del corazón

Por Jack Roberts La salud del corazón es un asunto de suma importancia para miles de millones de personas. Para...
- Advertisement -spot_img

Más Artículos similares

- Advertisement -spot_img