Su increíble destino se desarrolló cuando dos vidas se cruzaron

Debes Leer!

Tatiana Denning
Tatiana Denning
La Dra. Denning siempre creyó en la medicina tradicional. Con un enfoque en el bienestar y la prevención ella ha utilizado tanto su título de médico y su título en psicología, para crear un programa con resultados probados. El deseo de la Dra. Denning de corregir las causas subyacentes de muchas condiciones médicas crónicas ha sido la fuerza impulsora de su enfoque en la nutrición y el control de peso. Con años de experiencia en este campo, la Dra. Denning ha ayudado a miles de pacientes a perder miles de kilos.

Por Tatiana Denning

 

En una remota ciudad costera en el este de Londres, Sudáfrica, vivía una pareja llamada George y Helen.

George trabajaba largas horas en un viñedo en el extremo norte de la ciudad todos los días, mientras que Helen, que estaba embarazada de su hijo, se quedaba en casa para descansar. ¿Quién podría predecir el asombroso destino cuando dos vidas se cruzaron?

Cada mañana, George hacía el largo viaje a través del difícil y sinuoso camino de montaña que conducía a la granja, a más de 50 kilómetros de distancia. El camino atravesaba una zona desierta del campo, donde no había un solo pueblo a la vista.

Un día, mientras George conducía lentamente por la carretera de montaña, recibió una llamada de su esposa…

La esposa de George entra en trabajo de parto prematuro

Helen llorando le dijo:

“¡George, necesitas volver a casa de inmediato! Me duele mucho el estómago. ¡Creo que nuestro bebé podría estar llegando prematuramente!”

Al escuchar las palabras de su esposa, George inmediatamente entró en pánico. Su casa estaba en medio de la nada. No había ningún vecino cerca, y vivían a muchos kilómetros del hospital de la ciudad.

Cuando el médico examinó por última vez a Helen, sospechó que podría entrar en trabajo de parto prematuro u obstruido. George sabía que si no llevaba a Helen al hospital rápidamente, ella y su hijo probablemente no sobrevivirían.

“¡Cariño, no te preocupes, me daré la vuelta y llegaré tan rápido como pueda!”

George sabía que el tiempo era esencial. Dejó caer su teléfono celular e inmediatamente dio la vuelta a su jeep para regresar a casa.

south_africa
George trabajaba largas horas en un viñedo en el extremo norte de la ciudad todos los días, mientras que Helen, que estaba embarazada de su hijo, se quedaba en casa para descansar. (Imagen: Mariagroth a través de Dreamstime)

El hijo de Anothy resulta herido en un accidente automovilístico

Justo cuando comenzó a bajar por la carretera, alguien de repente corrió hacia el auto por detrás, gritando pidiendo ayuda mientras se abalanzaba sobre la parte delantera del auto. George miró al hombre de mediana edad con sorpresa mientras gritaba:

“¡Señor, por favor, salve a mi hijo!”

El hombre, cuyo nombre era Anthony, explicó que había sacado a su esposa e hijo a dar un paseo en un día soleado, cuando, inesperadamente, los frenos de su auto fallaron. El coche rodó por un lado de montaña y se estrelló contra un valle. Él y su esposa tenían solo unos pocos moretones, pero no estaban seguros de si su hijo de 9 años, que no llevaba puesto el cinturón de seguridad, estaba vivo o muerto.

George sabía que estaban a solo unos 20 kilómetros del hospital de la ciudad, pero si regresaba a casa para buscar a su esposa, tomaría mucho más tiempo llegar a la ciudad.

Se encontró atrapado en un dilema: si ayudaba a Anthony, la vida de su esposa e hijo estaría en peligro, pero si regresaba a buscar a su esposa, el hijo de Anthony podría desangrarse debido a la larga demora.

Mientras George dudaba, reflexionando sobre qué hacer, Anthony se sorprendió a sí mismo cayendo de rodillas frente al auto.

“¡Por favor, te lo ruego, ayuda a salvar a mi hijo!”

George quería decirle a Anthony que su esposa y su hijo por nacer también estaban en peligro, pero en cambio, saltó del auto y puso a Anthony de pie:

“¿Dónde está tu hijo?”

Anthony inmediatamente llevó a George una corta distancia por delante y señaló a su hijo tendido en el suelo a lo largo del lado de un sendero. Los dos hombres caminaron hacia el niño, y cuando George se inclinó para mirar más de cerca, vio que el niño estaba cubierto de sangre.

Su rostro estaba pálido y ceniciento. George vio muchas heridas graves en el cuerpo y las piernas del niño. Después de solo una mirada, George se dio la vuelta, incapaz de soportar mirarlo por más tiempo.

Con lágrimas en los ojos, Anthony dijo:

“Hemos llamado a los servicios de emergencia, pero la ambulancia tardará el doble en hacer el viaje de ida y vuelta. ¡Para entonces será demasiado tarde para que mi bebé se salve!”

Anthony dijo que estaban desesperados por encontrar ayuda, por lo que esperó en el camino de su hijo, mientras que su esposa Mary tomó un atajo para encontrar a alguien con un automóvil en el pueblo más cercano.

Cuando George escuchó esto, supo que no había vecinos cerca para ayudar, y solo su casa estaba sobre la cresta de la montaña.

La decisión de George

En ese momento, después de mucha lucha con sus pensamientos, George tomó una decisión difícil: salvar al hijo de Anthony.

George gritó:

“¡Sube al niño al auto!”

Anthony se apresuró a recoger al niño cuando George arrancó el jeep, y los tres se dirigieron a toda velocidad hacia el hospital de la ciudad.

Mientras conducía, George agarró su teléfono móvil y llamó a casa, con la esperanza de alentar a Helen a aguantar. Los gemidos de dolor de Helen eran como alfileres y agujas en el corazón de George:

“¿Dónde estás?”, gritó.

George contuvo las lágrimas y dijo:

“Lo siento, cariño, solo aguanta un poco más”.

Diez minutos después, George llamó a casa por segunda vez. La voz de Helen ya era muy débil. George nuevamente contuvo las lágrimas y siguió murmurando al receptor:

“Cariño, perdóname, no puedo dejar morir a un niño herido aquí. Que Dios nos bendiga a todos”.

En poco tiempo, llegaron al hospital. Debido a que habían llevado al niño al hospital tan rápido, pronto estuvo fuera de peligro. Los pensamientos de George se dirigieron a su esposa.

Llamó a casa por tercera vez, pero esta vez, no hubo respuesta. Las lágrimas rodaron instantáneamente por sus mejillas. Sabía que Helen estaba en peligro y tenía que llegar a casa.

Cuando Anthony escuchó la historia, insistió en ir a ayudar. George hizo una carrera loca sobre el camino sinuoso, y luego, justo cuando se acercaban a la casa, de repente escucharon el sonido de un bebé llorando.

George se apresuró a encontrar a Helen, y la encontró cubierta con una colcha, sana y salva en la cama, con un dulce bebé recién nacido, envuelto en pañales, acostado al pie de la cama. Una mujer de aspecto cansado se paró junto a la cama, mimando suavemente al niño.

The amazing fate that played out when two lives crossed.
Una mujer de aspecto cansado se paró junto a la cama, mimando suavemente al niño. (Imagen: Patricia Smith a través de Dreamstime)

El destino que se desarrolló cuando se cruzaron dos vidas

George estaba sorprendido y encantado. En ese momento, Anthony, que lo había seguido, se acercó a la mujer y la abrazó, diciéndole emocionado:

“Debemos agradecer a George por su ayuda, querida. ¡Nuestro hijo está bien, gracias a él!”

Cuando Anthony compartió la historia del rescate de su hijo, George se dio cuenta de que esta era la esposa de Anthony, Mary.

Resultó que Mary era obstetra, y después de tomar un atajo por el camino de la montaña para buscar ayuda, pasó frente a la casa de George. Fue entonces cuando escuchó a Helen gemir de dolor.

Mary entró para descubrir que Helen estaba en malposición y parto prematuro. La situación ciertamente habría sido potencialmente mortal si el bebé no hubiera sido asistida profesionalmente.

Mary disculpándose  dijo:

“Lo siento, George. Fue una elección difícil para mí en ese momento, sin saber si salvar a Helen primero o continuar buscando un automóvil para mi hijo. Es bueno que no haya elegido mal en el último minuto”.

Los ojos de George brillaron con lágrimas, pero su rostro se sonrojó:

“Debería ser yo quien diga lo siento, Mary. Dudé cuando Anthony me pidió ayuda”.

“Pero al final, ninguno de nosotros fue en contra de nuestra conciencia”, concluyó Anthony.

George se inclinó para mirar a Helen, que ya estaba dormida, y luego al adorable bebé envuelto con pañales. De nuevo se conmovió hasta las lágrimas, esta vez, por gratitud y amor.

 

- Advertisement -spot_img

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Advertisement -spot_img

Artículos Recientes

Cuchillo de meteorito: El increíble trabajo de un joven de 19 años

Por Nathan Machoka Los herreros son fascinantes, la delicadeza y el detalle de las artesanías en metal muchas veces superan...
- Advertisement -spot_img

Más Artículos similares

- Advertisement -spot_img