La sabiduría de Shakespeare está más vigente que nunca

Debes Leer!

Tatiana Denning
Tatiana Denning
La Dra. Denning siempre creyó en la medicina tradicional. Con un enfoque en el bienestar y la prevención ella ha utilizado tanto su título de médico y su título en psicología, para crear un programa con resultados probados. El deseo de la Dra. Denning de corregir las causas subyacentes de muchas condiciones médicas crónicas ha sido la fuerza impulsora de su enfoque en la nutrición y el control de peso. Con años de experiencia en este campo, la Dra. Denning ha ayudado a miles de pacientes a perder miles de kilos.

Por Tatiana Denning

 

apesar  de no sentirme totalmente capacitada sobre este tema, ya que es muy profundo, puedo decir que en lo poco, que a mi parecer, llegue a conocer sobre este Ser, Shakespiere tiene una sabiduría muy fascinante en sus obras. Y creo que es tan aplicables hoy, como lo fue hace años.

“Todo el mundo es un escenario,
y todos los hombres y mujeres son meros actores;
Tienen sus salidas y sus entradas,
Y un hombre en su tiempo interpreta muchos papeles”.

-William Shakespeare

Cuando era más joven, solía pensar que Shakespeare era para “viejos estirados” en salones de la Ivy League, fumando en pipa y pontificando sobre la vida. El lenguaje parecía difícil de comprender y las historias parecían escritas solo para ciertas personas de una época determinada.

Fue mi profesora de inglés en el instituto, la señora Judith Jack, quien me ayudó a desarrollar un aprecio por Shakespeare que ha perdurado hasta el día de hoy.

Una perspectiva interesante sobre la sabiduría de Shakespeare

La Sra. Jack era una de las mejores y más queridas profesoras de mi pequeño instituto en Elkins, Virginia Occidental. Tenía una manera de desglosar y explicar las cosas para que no sólo las entendieras mejor, sino también para que quisieras aprender más.

En este último tiempo, me puse en contacto con su hijo T.L., que también era mi compañero de instituto, y le pregunté si su madre podría compartir sus ideas sobre la enseñanza de Shakespeare. Ella accedió amablemente.

Ahora, a la edad de 80 años y viviendo en The Villages en Florida, la mente de la señora Jack sigue siendo muy lúcida.

Cuando le pregunté por algunas de sus obras favoritas de Shakespeare, citó al Bardo y dijo:

” Mañana y mañana y mañana se arrastra a este ritmo mezquino …”

Le pregunté a la Sra. Jack cómo había desarrollado una forma tan eficaz de enseñar Shakespeare, algo nada fácil para adolescentes.

Ella me respondió:

“El lenguaje puede ser tan intimidante. Podría haber hecho que los alumnos lo leyeran y dijeran lo que pasó aquí y lo que pasó allí. Pero sentí que si lo leía y me detenía a explicarlo a lo largo de la obra, lo haría más cercano. La expresión y énfasis que ponía al leerles Shakespeare, ayudaba a mis alumnos a entenderlo”.

Shakespeare plays contain the wisdom from Sakespeare.
Obras de Shakespeare: las comedias, tragedias e historias en tres volúmenes de cuero. (Imagen: Brad Calkins vía Dreamstime)

En efecto, la señora Jack no se limitaba a leer a Shakespeare; lo recitaba con tanta pasión que era como ver una obra de teatro en solitario. Esperaba con impaciencia cada clase, anticipando los intrigantes acontecimientos que se desarrollarían a continuación.

“Si tienes problemas con el lenguaje y alguien te lo explica, lo hace más cercano”, dijo.

La Sra. Jack también entiende que las obras de Shakespeare contienen lecciones atemporales.

“Como dicen, si no aprendemos del pasado, estamos condenados a repetirlo”

Memorizar y recitar los soliloquios de Shakespeare fue una parte obligatoria de la clase, y aunque no fue fácil, el trabajo duro, dio sus frutos.

La señora Jack dijo:

“Tenía la esperanza de que al hacer que los estudiantes memorizaran estos discursos, se esforzarían y obtendrían realmente algo que pudieran retener. Cuando lo hicieron, incluso a mis estudiantes, a los que no les parecía tan fácil, se sintieron bien por haber trabajado duro para memorizarlos”

Todavía recuerdo muchas de las frases de hace años. Y parece que no soy la única.

“Es curioso, porque cuando me encuentro con antiguos alumnos, que ahora tienen entre 40 y 50 años, me citan frases de Shakespeare que tuvieron que aprender en mi clase”, dijo la señora Jack. “La gente se siente identificada y guarda buenos recuerdos de la clase”.

Parece que las  palabras de sabiduría de Shakespeare dejaron una profunda impresión en muchos de nosotros.

Hacer lo correcto

Shakespeare nos da muchas lecciones sobre la importancia de hacer lo correcto. Sus personajes imperfectos, consumidos por vicios como la ambición y la venganza, a menudo muestran comportamientos que contrastan con lo que es justo, amable y bueno.

Actúan como una afrenta a tu sentido de lo que es moralmente correcto, recordándote que las cosas egoístas y oscuras que te acechan pueden fácilmente salirse de control y llevarte por un camino de ruina.

Patrick Siler as Edmund in a performance of Shakespeare's 'King Lear'.
Los personajes defectuosos de Shakespeare, como Edmund del “Rey Lear”, se ven consumidos por vicios como la ambición y la venganza, y muestran comportamientos que contrastan con lo que es justo, amable y bueno. (Imagen: Anthony Topper vía Flickr)

En un artículo de Deseret News titulado: “Lo que Shakespeare nos sigue enseñando sobre el bien y el mal 400 años después de su muerte”, la profesora Regina Schwartz, de la Universidad de Northwestern, decía

“Si ves sus obras, sales del teatro con un sentido más profundo de lo que está bien y lo que está mal. En parte se debe a que sus personajes son tan convincentes: son como nosotros, son más grandes que nosotros y son menos que nosotros. Nos invitan y nos advierten”.

Según Schwartz, la inspiración de Shakespeare procede de la Biblia, señalando que la historia de venganza de Hamlet se inspira en la historia de Caín y Abel, mientras que Lady Macbeth encarna el papel de Eva.

El mismo artículo cita a la profesora de inglés Kristen Poole:

“Su obra trata de la compasión: ama a Dios, ama a tu prójimo. Bueno… ¿qué aspecto tiene eso? ¿Y qué aspecto tiene la compasión hacia la gente que no te gusta?”.

Curiosamente, los reclusos también se han beneficiado del estudio de Shakespeare. En una entrevista con NPR, la profesora Linda Bates, autora de “Shakespeare Saved My Life: Ten Years in Solitary with the Bard”, descubrió que enseñar Shakespeare a los presos les ayudaba a examinar su propio comportamiento.

“Cuanto más se entienda a los personajes de Shakespeare, más se entenderá el propio carácter”, dijo un preso.

Un preso, en particular, Larry Newton, dijo que Shakespeare le salvó la vida, literal y figuradamente.

Bates llegó en un momento en el que Newton estaba luchando contra una grave depresión, y dijo que Shakespeare le dio algo positivo en lo que centrarse cuando estaba considerando quitarse la vida. Dijo que Shakespeare también le dio una nueva forma de ver su paso por esta tierra.

Bates y Newton crearon juntos cuadernos de trabajo centrados en 13 obras de Shakespeare. Según Bates, Newton incluyó:

“un día a día, lo que él llama consideraciones, puntos a tener en cuenta en la obra, que implican examinar los motivos del personaje y llevarlo siempre a tus propios motivos y tus propias elecciones”.

Tus pensamientos importan

Shakespeare utilizó sus tragedias para demostrar la importancia de nuestros pensamientos. Destacan el progreso de los pensamientos de los personajes y cómo, en última instancia, si se  dejan llevar por ellos, los conducen a la perdición.

Old books, an inkwell with pens, and a red wax candle in a silver candleholder sit on a desk beside a human skull.
Las tragedias de Shakespeare ponen de relieve el progreso del pensamiento de los personajes y cómo, en última instancia, les lleva a la perdición. (Imagen: Aleksandar Kosev vía Dreamstime)

Estas obras se centran menos en lo que hacen los personajes y más en lo que piensan. Al seguir el viaje de los personajes a través de su complicado proceso de pensamiento, no sólo llegas a entenderlos mejor, sino que también se te proporciona una ventana a tu propio pensamiento.

Las obras de Shakespeare nos muestran que no somos sólo lo que los demás ven o incluso necesariamente lo que pensamos o decimos que somos. A través de sus personajes, uno llega a comprender que primero debe conocerse a sí mismo para poder cambiar a mejor.

Citando a Hamlet:

“Sabemos lo que somos pero no sabemos lo que podemos ser”.

Lo que elijas depende de ti

La Sra. Jack dijo:

“Tenemos la capacidad de crear nuestro propio futuro. Podemos decidir cómo queremos que sea nuestro futuro. Cuando los estudiantes entienden esto, puede motivarles a alcanzar sus sueños”.

Todos los días tienes la oportunidad de elegir tu camino: seguir tu brújula moral innata o un camino guiado por impulsos, o pensamientos oscuros.

Citando de nuevo a Hamlet:

“Hay más cosas en el cielo y en la tierra, Horacio, que las que sueña tu filosofía”.

Shakespeare señaló que el hombre está limitado en su conocimiento y comprensión de la vida y el universo.

Si decides creer que no importa lo que hagas mientras estes aquí o que puedes seguir un pensamiento erróneo y seguir un mal camino, habrás desperdiciado preciosas oportunidades.

Como dice Casio en Julio César:

“Los hombres a veces son dueños de su destino. La culpa, querido Bruto, no está en nuestras estrellas, sino en nosotros mismos que somos subalternos”.

Examinarse a sí mismo

Las lecciones contenidas en las obras de Shakespeare te piden que examines tu propio corazón y tu mente y que escarbes en lo más profundo para encontrar lo que puede estar oculto, incluso para ti mismo.

Cuando tu mejor amigo consigue un ascenso en el trabajo, ¿sientes una punzada de celos, como sintió Macbeth al principio? Cuando te enfrentas a la elección de salir adelante o hacer lo correcto, ¿qué eliges?. Y cuando alguien te hace daño, ¿buscamos venganza, como hizo Hamlet, o perdonas y mantienes tu bondad?

A bronze statue of William Shakespeare's Hamlet in a memorial garden in Stratford Upon Avon, England.
Cuando alguien nos hace daño, ¿buscamos venganza, como hizo Hamlet, o perdonamos y mantenemos nuestra bondad? (Imagen: Maurie Hill vía Dreamstime)

Lo que piensas y lo que haces también tiene un impacto directo en tu salud.

A medida que te esfuerzas por conseguir más -más dinero, más cosas, más tecnología, más fama-, aumentas tu estrés y tu ansiedad, lo que conduce a una serie de dolencias, desde la hipertensión hasta las enfermedades cardíacas, pasando por la soledad y la depresión.

Dice la señora Jack:

“Shakespeare escribió unas comedias increíbles para hacernos reír. Pero también quería recordarnos que la vida no es todo un camino de rosas, y que puede ser muy dura. Hay gente mala en el mundo, y nos pueden fastidiar de verdad si les seguimos la corriente”.

Shakespeare puso de relieve las luchas internas inherentes a la condición humana, así como la importancia de estar alerta y examinar tus pensamientos, motivos y acciones.

Sus historias sirven de advertencia sobre lo que puede ocurrir cuando no se reconocen y controlan las emociones perjudiciales, como la ira, los celos y la codicia. Te recuerdan que debes utilizar el tiempo que tienes para conocerte mejor, deshacerte del egoísmo y fortalecer tu interior.

- Advertisement -spot_img

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Advertisement -spot_img

Artículos Recientes

Teléfonos inteligentes para niños: ¿Cuál es la edad adecuada?

Por Ratul Saha Los teléfonos inteligentes para niños son una forma estupenda de contactar a los niños a medida que...
- Advertisement -spot_img

Más Artículos similares

- Advertisement -spot_img