La leyenda del lago Liangzi

Debes Leer!

Kathy McWilliams
Kathy creció en los suburbios de Melbourne, donde todavía vive. Tiene dos gatos locos que le hacen compañía y la hacen reír cada día. Su comida favorita es la pasta y le encanta cocinar. Kathy es una apasionada defensora de los derechos humanos y cree que cada acto de bondad marca la diferencia en el mundo, aunque sea algo tan simple como sonreír a un desconocido. Kathy encuentra esperanza e inspiración en la escritura de historias que ayudan a llevar la compasión y la comprensión al mundo.

Por Kathy McWilliams

Con 22 km de ancho y 32 km de largo, el lago Liangzi es uno de los lagos más grandes de China. Ubicado en la ciudad de Wuhan, provincia de Hubei, este lago cuenta con una historia de hace 1.000 años, donde recibió su nombre original, el Lago Madre e Hijo.

Más de 1.000 años atrás, no había un lago allí, y el área era conocida como el condado de Gaotong.

Un día, un magistrado corrupto llamado He Hairen llegó para hacerse cargo del condado. Malversaba fondos, secuestraba mujeres y bebía en tabernas. Como resultado, la gente le dio el apodo de “Asesino Viviente”, que era un juego de palabras de su nombre chino.

Todo el condado pronto cayó en el caos. Como dice el refrán, “El pez apesta desde la cabeza”: Con el funcionario del gobierno dando un mal ejemplo, todos los demás lo siguieron y se volvieron egoístas y codiciosos.

Como resultado, los ciudadanos sufrieron, particularmente aquellos que trataron de mantener su moral.

Al pie de una colina vivía una familia de buen corazón que se negaba a cambiar su modo de vida. El marido se había presentado al examen imperial para ser funcionario del gobierno, pero tuvieron que esperar mucho tiempo para conocer los resultados.

Mientras tanto, su mujer, Meng Yuhong, y su hijo, Liu Renhong, trabajaban duro para ganarse la vida recogiendo y vendiendo leña.

Buscando un paraguas

Un día, un monje que sostenía un paraguas roto deambuló por el pueblo, rogando a la gente que cambiara su paraguas roto por uno nuevo:

– “¡Por favor, dame un buen paraguas, y puedes tener este! ¡Por favor, necesito un paraguas!”

Los aldeanos pensaron que era un lunático y lo ignoraron. Cuando vio a Meng y a su hijo, el monje se acercó a ellos, diciendo:

“Por favor, pronto lloverá y no tengo protección. Por favor, dame un paraguas en buenas condiciones para tener protección, y entonces podré seguir mi camino”.

Meng se compadeció de él y envió a su hijo a casa a buscar su paraguas. El monje les dio las gracias a ambos y les pidió indicaciones. Meng le encargó a su hijo que le mostrara la salida de la aldea.

Al pasar por el salón del condado, el monje señaló a uno de los leones de piedra que custodiaban la entrada y le susurró algunas palabras a Liu cuando salía de la aldea. Liu compartió el secreto con Meng cuando llegó a casa.

Al pasar por el salón del condado, el monje señaló a uno de los leones de piedra que custodiaban la entrada y le susurró algunas palabras a Liu cuando salía de la aldea. (Imagen: Martha Bayona vía Dreamstime)

El león de piedra

A la mañana siguiente, y durante varios días después, Liu fue a mirar al león de piedra. Finalmente, al tercer día, el carnicero local, cuya tienda estaba cerca, se acercó a Liu y le preguntó por qué venía a ver al león todos los días.

Liu respondió:

– “Tengo que revisar todos los días para ver si su boca está sangrando”.

El carnicero se rio.

– “¿Cómo puede sangrar un animal de piedra?”

Esa noche, después de matar a un cerdo, recordó las palabras de Liu. Tomó un tazón lleno de sangre y lo vertió en la boca del león.

Al día siguiente, cuando Liu vio la sangre, corrió a casa y le contó a Meng lo que había sucedido. Inmediatamente corrieron por el pueblo, golpeando un tambor y diciéndoles a todos que corrieran por sus vidas.

– “Apúrense, todos, vayan a las colinas; algo malo está por suceder”.

La gente preguntaba de qué estaban hablando. Meng y Liu compartieron lo que el monje les había dicho.

– “Hace tres días, un monje nos dijo que nuestro pueblo se sumergiría en tres días y terminaría en el fondo de un lago. El momento exacto sería cuando la boca del león de piedra comenzara a sangrar. Mi hijo ha estado revisando al león todos los días, y hoy hay sangre. ¡Por favor, créanos! ¡Corran a las colinas, por favor, antes de que sea demasiado tarde! ¡Traigan a sus familias, no dejen a nadie atrás!”

Sabiendo lo confiables que eran Meng y su familia, algunos aldeanos le creyeron y comenzaron a prepararse para irse, reuniendo suministros y miembros de la familia para la caminata hacia las montañas. Pero otros se negaron a aceptar, diciendo:

– “¿Qué está mal contigo? Estás diciendo tonterías; no hay inundación. Deberíamos arrestarlo por difundir rumores y desatar el pánico”.

Meng y Liu se dirigieron al salón del condado, encontrando al Asesino Viviente bebiendo dentro, rodeado de sus colegas. Meng y Liu trataron de advertirles, pero los guardias se negaron a dejarlos entrar en el pasillo e ignoraron sus súplicas de correr y salvarse.

El día se volvió oscuro y el cielo se llenó de arena voladora y guijarros rodantes. Los truenos rugieron mientras una gran ola se extendía por la ciudad, sacudiendo el suelo como un terremoto mientras todo y todos desaparecían bajo la agitada agua.

Cuando el agua llegó a Meng y Liu, una colosal hoja de loto flotó junto a ellos. Pudieron subirse a ella. Curiosamente, sin importar cómo se movian las aguas salvajemente a su alrededor, la hoja se mantuvo estable y a flote a pesar de la destrucción y el caos; ambos se sintieron seguros.

Cuando el agua llegó a Meng y Liu, una colosal hoja de loto flotó junto a ellos. (Imagen: Yanghaozhe16201041via Dreamstime)

El condado de Gaotong desaparece bajo el lago Liangzi

Entonces, en lugar del condado de Gaotong, ahora había un lago conocido como lago Liangzi. La hoja de loto gigante que era el bote de Meng y Liu se convirtió en un islote llamado Isla Liangzi. Los lugareños dicen:

– “Hunde el condado Gaotong y flota en el islote de hoja de loto”.

Hoy en día, puedes encontrar una estatua de Meng y una de Liu de pie en la isla en medio del lago Liangzi, honrando sus corazones amables y razonables esfuerzos para salvar a los aldeanos.

Cuando visites la isla, puedes mirar las profundas aguas del lago Liangzi e imaginar el condado de Gaotong, el pueblo que existió hace 1.000 años.

- Advertisement -spot_img

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Advertisement -spot_img

Artículos Recientes

5 maneras de aprender cómo aprender

Muchas personas luchan por aprender nuevas materias. Quizás el tema resulte ser demasiado complicado. Tal vez se esfuerzan mucho...
- Advertisement -spot_img

Más Artículos similares

- Advertisement -spot_img