¿Cuál es la mejor manera de resolver un conflicto?

Por Tatiana Denning

 

Un compañero mío de secundaria es un maestro de karate. Sin embargo, nunca ha tenido la oportunidad de usar sus habilidades en artes marciales excepto en competencias oficiales.

Recientemente le pregunté si alguna vez se arrepintió de no haber podido usar su karate. Él compartió una experiencia personal que me ayudó a comprender verdaderamente que la forma de resolver un conflicto y convertir a un enemigo en un amigo no depende de buenas habilidades en artes marciales.

Cuando éramos más jóvenes, mi compañero de clase pasó un año en Japón como estudiante de intercambio. Mientras estuvo allí, además de sus estudios regulares, aprendió japonés y karate. Una noche, mientras tomaba el metro a casa, un borracho alto y de rostro feo subió al metro y derribó a una pareja de ancianos. Asustados por el incidente, los otros pasajeros se retiraron apresuradamente. El borracho gritó:

“¡Sí! ¡Así es, salgan todos!” Luego empujó a los pasajeros a su alrededor y todos se apresuraron a huir.

Mi compañero pensó que había llegado el momento de usar sus habilidades en artes marciales. Se levantó y caminó hacia el borracho, dispuesto a usar el karate que había estudiado durante muchos años para detener la mala conducta del borracho.

Pero… ¿era esta la mejor forma de resolver un conflicto?. Cuando el borracho vio a alguien provocándolo públicamente, gritó enojado:

“Diablo extranjero, ¿qué quieres?” Luego apretó los puños mientras se preparaba para una pelea.

¿Puedes resolver conflictos con agresión?
Un hombre borracho subió al metro y comenzó a gritar y a empujar a los demás pasajeros. (Imagen: Eq Roy a través de Dreamstime)

¿Cuál es la forma más eficaz de resolver un conflicto?

Fue en este momento de tensión cuando mi compañero de habitación escuchó a un anciano decir de repente, con voz agradable y amistosa:

– “¡Hola! ¡Hola amigo!.

El borracho volvió la cabeza asombrado. Al darse cuenta de que no conocía al hombre, el borracho dijo enojado:

– “Anciano, esto no tiene nada que ver contigo. ¡Será mejor que te apresures y salgas del camino!”

El anciano no se enojó y continuó respondiendo con la misma actitud amistosa:

– “Parece que bebiste mucho esta noche. Huelo a sake”.

El borracho gritó:

– “¿Y qué?”

El anciano se rió y dijo:

– “¡El sake es muy bueno! Me gusta beberlo y charlar con mi esposa en una noche brillante a la luz de la luna. ¿Bebiste sake con tu esposa esta noche?

Cuando el borracho escuchó esto, su rostro de repente se puso muy triste. Dijo:

– “No, mi esposa falleció hace cuatro meses. Es lo más difícil que me ha pasado”.

El borracho entonces comenzó a llorar mientras se sentaba a aceptar las reconfortantes palabras del anciano. Describió el amor entre él y su esposa, y el dolor de su duelo.

Botella de sake de cerámica japonesa ornamentada con carácter japonés para la prosperidad y tazas para beber en exhibición en un restaurante local en Sydney, Australia.
Cuando  le preguntó si había estado bebiendo sake con su esposa, el hombre se puso muy triste. (Imagen: Dr. Victor Wong a través de Dreamstime)

Y así, el conflicto desapareció. Cuando se hace correctamente, de hecho, se requiere poco esfuerzo para resolver los conflictos.

Dio la casualidad de que el anciano había pasado toda su vida estudiando cómo las personas podían vivir juntas en paz. Descubrió que parte de la mejor sabiduría para tratar con la gente provenía de lo que dijo el presidente Lincoln hace más de 100 años :

“Si alguien tiene una mala impresión de ti, será difícil convencerlo incluso si has agotado todas las verdades de Cristo. Todo el mundo debería reconocer: lo más difícil es cambiar los pensamientos de las personas. No puedes obligar a los demás a que estén de acuerdo contigo, pero puedes guiarlos, siempre que seas amable y amigable.

Recuerda: una gota de miel atrae más abejas que un galón de hiel”.

Mi compañero de clase llegó a comprender que las ventajas del karate no residen solo en las habilidades físicas que enseña, sino también en el aprendizaje de la autodisciplina.

Cuando se ejerce el autocontrol y se acerca a los demás con amabilidad y compasión, esto puede ayudar a resolver los conflictos en las peores situaciones.

Leave a Comment