Cosecha de órganos en China: difícil de creer, pero está ocurriendo

Debes Leer!

Nspirement Staff
Inspiración es el acto de motivarse, animarse y entusiasmarse hasta el punto de marcar una diferencia o un hacer un cambio significativo. Nuestro objetivo es ofrecer artículos que inspiren, animen e informen a nuestros lectores, así como una visión de todo lo relacionado con China y su impacto en el mundo actual. "CONSTRUYENDO SOBRE EL PASADO Y TRAYENDO INSPIRACIÓN PARA EL FUTURO”.
Por Rory Karsten

 

Cuando inicialmente escuché que el estado chino estaba matando a un gran número de presos de conciencia para extraer sus órganos corporales, y venderlos, yo era como la mayoría de las  personas:

– estaba en un estado de incredulidad.

La idea de que personas inocentes fueran masacradas para abastecer a una lucrativa industria ilegal de trasplantes de órganos era un crimen demasiado horrible para ser contemplado como real.

Y LAS PRINCIPALES VÍCTIMAS DE ESTA ATROCIDAD DE SUSTRACCIÓN DE ÓRGANOS NO SON CRIMINALES DESTINADOS A LA PENA DE MUERTE.

En cambio, son principalmente practicantes de Falun Gong, personas que están siendo perseguidas por las autoridades comunistas por sus creencias pacíficas.

Otros presos de conciencia atacados y asesinados por sus órganos, pero en un número relativamente menor, son tibetanos, uigures y cristianos.

Luego de leer un informe basado en una investigación independiente sobre la sustracción de órganos de detenidos por ser practicantes de Falun Gong, mis dudas se disiparon, al igual que lo fueron para muchos otros.

Co-escrito por el ex diputado canadiense David Kilgour y el abogado de derechos humanos David Matas, el informe de 140 páginas y su versión actualizada Bloody Harvest dieron a conocer este tema de manera detallada y con datos precisos.

A continuación, puede ver una entrevista con Kilgour sobre las numerosas pruebas que han encontrado sobre este crimen:

 

El informe de  Kilgour mostró que la sustracción de órganos fue sancionada por el estado y que los funcionarios del Partido Comunista Chino estaban cometiendo este crimen contra la humanidad con la ayuda de cirujanos, autoridades penitenciarias y funcionarios militares.

David Kilgour y David Matas, fueron nominados para el premio Nobel de la Paz por su trabajo de investigación y sus incansables esfuerzos para crear una mayor conciencia sobre lo que sucede actualmente en secreto en China.

Este mismo informe fue un punto de inflexión para el galardonado escritor de investigación y observador de China Ethan Gutmann, quien también había dudado de las acusaciones iniciales.

Luego de leer el informe, Gutmann, realizaría su propia investigación de 7 años sobre la sustracción de órganos que resultó en su libro The Slaughter: Mass Killings, Organ Harvesting and China’s Secret Solution to Its Dissident Problem (La masacre: asesinatos en masa, sustracción de órganos y la solución secreta de China a su problema disidente), publicado en 2014.

Las investigaciones de Gutmann también aparecen en la película documental de 56 minutos Hard to Believe (Difícil de creer) , que analiza la sustracción de órganos en China y la falta de respuesta de la comunidad internacional para abordarla.

En esta investigación, a Gutmann se le unen una serie de expertos médicos, sobrevivientes de campos de trabajo chinos y un médico que ahora vive en Occidente que participó en la sustracción de órganos en China.

State-sanctioned organ harvesting in China is featured in the documentary film ‘Hard to Believe,’ featuring Investigative writer and China watcher Ethan Gutmann.
El escritor de investigación y observador de China Ethan Gutmann aparece en ‘Hard to Believe’, una película documental sobre la sustracción de órganos sancionada por el estado en China. (Imagen: Samira Bouaou vía La Gran Época)

Entrevista a Ethan Gutmann

La siguiente es una sesión de preguntas y respuestas que Ethan Gutmann (EG) hizo con Vision Times (VT) en 2015:

  • VT: ¿Cuál fue su reacción cuando se enteró de los informes de sustracción de órganos?

EG: “Escéptico. Siempre soy escéptico cuando estoy en el umbral de una nueva investigación.”

  • VT: ¿Qué cambio su opinión?

EG: “El informe Kilgour-Matas. Las llamadas telefónicas a los hospitales chinos por parte de los investigadores de la persecución hacia Falun Gong, fueron relevantes, pero nada se compara con lo que se siente al interrogar personalmente a los testigos.

Uno de los primeros testimonios fue de una mujer campesina, practicante de Falun Gong, que había pasado un tiempo largo en un campo de trabajo; Junto con relatos detallados de la tortura, mencionó brevemente un examen físico. Sin embargo, bajo un intenso interrogatorio, el examen sonaba como si se hubiera administrado en un hospital con procedimientos inusuales. La única razón médica posible era evaluar si la víctima podía ser útil para la extracción de sus riñones, su hígado, sus córneas y tal vez su corazón, todos estos órganos por lo menos.

La mujer había sido apresada y torturada por sus creencias, su familia arruinada. ¿Por qué estaban tan interesados en los análisis de sangre? No reconoció que el examen físico tuviera ninguna importancia. Por supuesto, para mí, esto fue un impulso para la investigación”.

  •  VT: ¿Qué le dices a esas personas que todavía dudan de que la sustracción de órganos haya ocurrido, o esté ocurriendo, a gran escala en China, especialmente a través de practicantes de Falun Gong?

EG: “Los perros ladran. La caravana sigue adelante. Mira, The Slaughter ( La masacre). Aquí los revisores serios cuestionar mis conclusiones. No puedo pensar en uno que no lo haya hecho.

Incluso el South China Morning Post, que obviamente tuvo que dar una revisión crítica dada su relación financiera con el continente, no se atrevió. Y me quedo con cada nota a pie de página, cada entrevista. No le guardo rencor a nadie por el derecho a dudar. Como digo en mi libro, estas son acusaciones serias, acusaciones tóxicas.

¡Pero nadie, nadie! — tiene el derecho de desestimar las acusaciones sin leer realmente el cuerpo del trabajo que se ha publicado: La matanza, la cosecha sangrienta y los órganos del Estado, sin mencionar todos los informes de investigación que han sido escritos por Epoch Times (La Gran Época), World Organization to Investigate the Persecution of Falun Gong  (Organización Mundial para Investigar la Persecución de Falun Gong)y los Médicos contra la Sustracción Forzada de Órganos.

Esta investigación comenzó en 2006. Sin embargo, el volumen de trabajo de investigación no hace más que aumentar. ¿Quieres comentar? Estudia mucho. Si alguien es demasiado perezoso para leer sobre este tema, o simplemente no le importa lo suficiente las atrocidades chinas como para molestarse, tal vez debería guardar silencio”.

  • VT: -¿Cómo fue la reacción hacia su libro The Slaughter (La Matanza)? Especialmente la comunidad de trasplantes y los círculos políticos.

EG: “Mi libro fue publicado el 12 de agosto del 2014. No creo que sea una coincidencia que una semana después, el establecimiento médico de Beijing se comprometió públicamente a poner fin a toda la sustracción de órganos de prisioneros. Si bien no tomo muy en serio la afirmación de Beijing, esa reacción inicial y el arresto de varios funcionarios chinos de alto rango sugieren que el liderazgo chino se siente intensamente vulnerable.

Unos meses más tarde, en Taiwán, hubo una prolongada controversia de prensa sobre mi libro durante la exitosa campaña del Dr. Ko Wen-je para alcalde de Taipei. ¿El resultado final? Taiwán prohibió el turismo de órganos al continente. El único otro país que puede hacer tal afirmación es Israel. Así que esto es progreso, desordenado, pero progreso.

¿Realmente estamos salvando vidas en China? Solo Beijíng lo sabe. Hay algunos puntos brillantes en el mundo occidental (una edición alemana de mi libro se publicó en la primavera, una edición checa se espera para este otoño), pero la reacción occidental se ha limitado más a los círculos artísticos.

Por ejemplo, el capítulo siete, Into Thin Airwaves (Las finas ondas de aire), se está convirtiendo en una novela gráfica y una película.

El impacto principal todavía se limita a China: es divertido para mí considerar que probablemente más agentes de la Oficina de Seguridad Pública hayan leído mi libro y no sólo los disidentes chinos en el extranjero y los practicantes de Falun Gong”.

  • VT: ¿Cómo califica la cobertura de los medios occidentales de la situación política de China y los problemas de derechos humanos del país?

EG: “Bastante pésimo, pero personalmente no me cruzo con reporteros individuales. Francamente, Internet ha arruinado la capacidad de atención y los presupuestos del periodismo. Incluso a aquellos reporteros que quieren hacer historias serias ya no se les da el margen de maniobra para hacerlo. Hay un nuevo documental inteligente, Hard to Believe, que aborda directamente este tema exacto”.

 

A continuación te presentamos el documental “Hard to Believe, Difícil de creer”.

Lo que sucede hace más de dos décadas en China (y continúa en la actualidad) es sin precedentes y totalmente terrorífico e inhumano.

Tomar conciencia de esto, es un granito de arena para que esto finalmente termine.

Rory Karsten
Rory Karsten es el seudónimo que utiliza el autor de este artículo para designar a
un periodista que trabaja y viaja por Asia.
Escribe sobre la región durante más de diez años
con un enfoque en China y los derechos humanos.
- Advertisement -spot_img

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Advertisement -spot_img

Artículos Recientes

Color – Verde: Viaja por nuestro planeta encantado a través del color

"El verde es lo primordial en el mundo, y de aquello de lo que surge su belleza". — Pedro...
- Advertisement -spot_img

Más Artículos similares

- Advertisement -spot_img