Cómo Gong Yuan descubrió que Dios sabe todo

Debes Leer!

Nspirement Staff
Nspirement Staff
Inspiración es el acto de motivarse, animarse y entusiasmarse hasta el punto de marcar una diferencia o un hacer un cambio significativo. Nuestro objetivo es ofrecer artículos que inspiren, animen e informen a nuestros lectores, así como una visión de todo lo relacionado con China y su impacto en el mundo actual. "CONSTRUYENDO SOBRE EL PASADO Y TRAYENDO INSPIRACIÓN PARA EL FUTURO”.

a menudo hacemos cosas y ocultamos nuestros pensamientos, sin saber que el Cielo sabe todo lo que pensamos y hacemos.

En la dinastía Ming, el templo de Dongyue, prefectura de Yanzhou, Shandong, era bien conocido por la manifestación de deidades. Durante el reinado de Hongzhi del emperador Xiaozong, Gong Yuan, que era de Suzhou y un candidato exitoso en el examen imperial más alto, sirvió como el prefecto de Yanzhou.

¿Ver es creer?

Una noche cuando oyó sonidos de latigazos afuera, Gong Yuan preguntó qué estaba pasando. Uno de su séquito que sabía de esto le respondió que así era cómo las deidades del templo de Dongyue, se manifestaban.

Pero Gong Yuan no estaba convencido de que esto fuera cierto y quiso verlo personalmente, con sus propios ojos.

Entoces, al día siguiente, Gong Yuan visitó el templo temprano en la mañana. Sin embargo, no encontró ningún signo divino o remanente de fenómenos anormales.

En la dinastía Ming, el templo de Dongyue, era conocido por la manifestación de deidades. (Imagen: Nuvisage vía Dreamstime)

Solo una mente sincera puede ver

Decepcionado de no haber podido ver ninguna aparición de las deidades o incluso la más mínima indicación de fenómenos que validaran su existencia en el templo, Gong Yuan convocó de nuevo al subordinado, quien le había hablado de la manifestación de las deidades en el templo la noche anterior.

El subordinado le explicó a Gong Yuan que sólo las personas con una mente sincera podían verlo. Después de escuchar eso, Gong Yuan regresó.

Al día siguiente, después de ayunar, lavarse y vestirse, Gong Yuan visitó de nuevo el Templo de Dongyue. Pero esta vez, fue por la tarde.

Después de haber orado durante mucho tiempo frente al templo, la puerta del templo se abrió de repente

Cinco figuras reales en forma de rey, vestidas con túnicas y coronas, salieron para saludarlo, guiarlo al templo y llevarlo al asiento de invitados.

Al principio, Gong Yuan se negó a sentarse. Entonces, una de las cinco personas dijo:

“Tú eres un funcionario del mundo humano, mientras que nosotros somos los funcionarios del inframundo. Por eso no podemos interactuar, pero está bien que te sientes”.

Más tarde, uno de ellos le dio una taza de té, pero Gong Yuan no se atrevió a beberlo. Finalmente, un rey dijo:

“El té es un festín vegetariano, por lo que es seguro para beber”.

Gong Yuan se sintió más a gusto y se dio cuenta de que estaba en presencia de deidades. Así que les preguntó:

“He oído que hay diez reyes en este templo. ¿Dónde están los otros cinco?”

Un rey respondió:

“Fueron a un banquete vegetariano”.

Gong Yuan preguntó si podía verlos.

Los cinco reyes rechazaron su petición:

“Debido a las regulaciones estrictas, no se le permite entrar en el infierno. Pero hay un pequeño caso, ¡y puedes echarle un vistazo desde un costado!”

Más tarde, el juez celebró el juicio.

El caso en la corte divina

Mientras tanto, un oficial del inframundo trajo a un monje a la corte y lo colgó por sobre un suelo de carbón brillante.

Una deidad del Templo de Dongyue le dijo a Gong Yuan:

“Es el monje de un templo local y ha recaudado mucho dinero recibiendo fondos y pidiendo limosna. Sin embargo, no lo gasta en la renovación del templo, sino en beber y comer carne. ¡Así que merece tal castigo!”

Gong Yuan preguntó:

“¿Cómo puede ser exento?”

Respondieron:

“Siempre que a partir de ahora se corrija, las deidades pueden rescindir su pena.”

Dejó el templo de Dongyue y ordenó a alguien que buscara al monje de inmediato. Después de encontrarlo, resultó que el monje tenía un severo forúnculo en la espalda y moriría pronto.

Sin embargo, después de que Gong Yuan le contó a ese monje lo que sucedió en el templo de Dongyue, el monje se sintió contrariado y se arrepintió sinceramente. Entonces con todo el dinero que recolectó, renovó templos.

En un corto período de tiempo, el monje se recuperó de su enfermedad.

Conclusión de Gong Yuan

A partir de esta experiencia, Gong Yuan concluyó que el Cielo y la Tierra siempre saben lo que piensas y haces.

¡El Cielo siempre está observando cada una de tus palabras y movimientos!

 

Hermann Rohr
El autor de este artículo es un periodista de Viajes, Estilo de Vida y Cultura, con sede en Leverkusen, Alemania. Siempre estuvo interesado en el “estado humano”, lo que mantiene unido al mundo y lo mueve desde dentro.
En estos días, Hermann pasa la mayor parte de su tiempo creativo, editando, escribiendo y filmando contenido sobresaliente para Nspirement.

 

- Advertisement -spot_img

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Advertisement -spot_img

Artículos Recientes

Teléfonos inteligentes para niños: ¿Cuál es la edad adecuada?

Por Ratul Saha Los teléfonos inteligentes para niños son una forma estupenda de contactar a los niños a medida que...
- Advertisement -spot_img

Más Artículos similares

- Advertisement -spot_img