Prácticas que sólo llevan 3 minutos y que usan las personas exitosas

No hay nada más mágico en este mundo que el tiempo. El tiempo equilibra todo en el mundo, y el tiempo cura el corazón humano. El tiempo enseña a las personas de éxito cómo fortalecer su autocultivo y mejorar su comportamiento. Ellos han descubierto el secreto de las prácticas que sólo toma 3 minutos.

Hay algunas prácticas que si las haces durante sólo 3 minutos cada vez, descubrirás que lo que dices o haces o cómo tratas a la gente mejorará asombrosamente. Tu aura será más fuerte, tu mente estará más clara y tendrás más éxito.

Sigue estas prácticas para tener más éxito, sólo te tomarán 3 minutos

Piensa durante 3 minutos antes de hablar

Como dice el refrán: «Las palabras dichas son como el agua derramada». Las palabras dichas no se pueden retirar. Hablar es un arte. Una frase puede hacer reír; otra puede enfadar u ofender. Algunas personas dicen cosas casualmente con palabras como balas perdidas que pueden causar daño a la gente aunque no sea tu intención.

El clan Wang de Langya fue una de las familias más prominentes de la historia china. Su lema familiar era «Sé lento en tu hablar y amable en tu corazón». Wang Ji, el fundador del clan Wang, sobrevivió a todo tipo de dificultades en la peligrosa oficialidad gracias a su lentitud al hablar. Empezó como funcionario menor y acabó convirtiéndose en un importante funcionario de la corte.

Como dice el refrán: «Las palabras dichas son como el agua derramada». Las palabras dichas no se pueden retirar. Hablar es un arte. (Imagen: Fizkes vía Dreamstime)

El viejo refrán dice: «Las aguas tranquilas corren profundas y lentas, y las personas nobles son lentas al hablar». Antes de hablar, debes pensar clara y cuidadosamente en las consecuencias de tus palabras para ti mismo y para los demás. Piensa en lo que debes decir cuando tengas que decir algo.

Es mejor decir menos que demasiado. Habla despacio, no deprisa. No digas palabras duras si puedes decir algo con palabras suaves. Cuida tu lengua y saldrás ganando.

Cálmate durante 3 minutos cuando estés enfadado

Es inevitable encontrarse con algunos problemas en la vida. Aprende a controlar tus emociones. Cuando la gente está enfadada, se vuelve impulsiva. Lo que digan y hagan en ese momento perjudicará a los demás y a sí mismos.

Antes de que Wang Yangming, gobernador de la actual provincia china de Jiangxi, pacificara la rebelión del rey de Ning en 1519, muchos generales veteranos se mostraron desobedientes. A menudo rodeaban el cuartel para lanzar improperios y crear problemas. Sin embargo, Wang Yangming se sentó en su tienda y permaneció imperturbable.

Cuando sus subordinados le preguntaron por qué no se enfadaba, respondió:

– «¿Cómo es posible que no haya emociones tendenciosas como la ira en el corazón humano? Irás demasiado lejos si no puedes controlarte y te enfadas».

La mejor manera de controlar la ira es calmarse. En lugar de arrepentirte después, permítete calmarte durante 3 minutos y espera a que se calmen tus emociones antes de decidir.

A diario, puedes perfeccionarte deliberadamente y aprender a controlar tus emociones cuando te alteres. Con el tiempo, serás capaz de ver las cosas de forma menos radical. Si aprendes a afrontar las cosas con calma, puede que descubras que no merece la pena enfadarse por las cosas que no podías comprender.

Llega tres minutos antes a una reunión

En todo lo que hagas, tienes que estar preparado. Estar preparado es la única forma de tener éxito; no estarlo suele ser la causa del fracaso. Cuando adquieres el hábito de llegar tarde, al final serás tú quien pierda. Cuando Zhang Liang, el famoso genio marcial chino de la dinastía Qin (221-207 a.C.), se encontraba en Xiapi, conoció a un anciano erudito. El anciano le dijo a Zhang Liang:

– «Ven y reúnete conmigo en el puente por la mañana dentro de cinco días».

Zhang Liang se apresuró a aceptar. Cinco días más tarde, el anciano había llegado antes cuando el llego puntual al puente. Cuando el anciano vio a Zhang Liang, le reprendió diciendo:

– «¿Cómo te atreves a llegar tarde a tu cita con un anciano? Vuelve a verme dentro de cinco días».

Después de eso, el anciano se marchó sin mirar atrás. Al cabo de otros cinco días, Zhang Liang oyó el canto del gallo y se apresuró a acudir a la cita. Esta vez llegó antes que el anciano, y éste asintió satisfecho al ver que Zhang Liang había llegado tan pronto. Sacó un libro sobre el arte de la guerra y se lo dio a Zhang Liang, que lo estudió detenidamente y con el tiempo se convirtió en un famoso estratega militar.

En todo lo que hagas, tienes que estar preparado. Estar preparado es la única forma de tener éxito; no estarlo suele ser la causa del fracaso. En cuanto adquieras el hábito de llegar tarde, al final serás tú quien salga perdiendo. (Imagen: Pressmaster vía Dreamstime)

Llegar tres minutos antes a todo es una forma de mostrar respeto a los demás. Deja una buena impresión en la gente y les demuestra tu sinceridad. Una persona así será bienvenida vaya donde vaya.

Llevar 3 minutos de antelación también es una forma de responsabilizarse de uno mismo. Permítete un margen de tiempo para no tener que apurarte y perder la cabeza. Podrás hacer frente a cualquier situación inesperada.

Reflexiona 3 minutos antes de quejarte

Una de las debilidades de la naturaleza humana es el hábito de encontrar defectos en los demás, pero no en sí mismos. Zhou Chu era un gángster cuando era joven. Sin embargo, se consideraba caballeroso y recto y estaba decidido a librar a su pueblo de los «tres males».

Los aldeanos le dijeron que dos de los tres males eran el tigre en las montañas y el dragón en el mar. Antes de terminar de escuchar, Zhou Chu fue a la montaña a disparar al tigre y al mar a matar al dragón y no volvió a casa en tres días.

Los aldeanos pensaron que Zhou Chu había muerto y lo celebraron entre ellos. Al oír esto, Zhou Chu se dio cuenta de que él era el tercer mal. Después de eso, se arrepintió de sus malas acciones, renunció a seguir comportandose mal y siguió buenos ejemplos, y finalmente se convirtió en un famoso general de su generación. Cuando interactúes con los demás, aprende a ver el mundo con un ojo y a examinarte a ti mismo con el otro. Ser crítico con los demás sólo te hará parecer inferior.

Si tienes tiempo para quejarte de los demás, puedes mejorar cambiandote a ti mismo. Cuando te encuentres con un problema, primero debes buscar la causa en ti mismo. En lugar de culpar a los demás, afronta el problema e intenta resolverlo; cada fracaso es una oportunidad para crecer.

El tiempo vuela, y los días ordinarios pueden acumularse en una vida plena. La vida puede parecer trivial, pero el sentido de la vida no depende de las cosas materiales, sino del estado de tu mente. Tanto si la vida es triste como feliz, con altibajos, lo importante es cultivar el corazón.

La vida es cultivación. Deseamos que utilices las prácticas de 3 minutos en tu largo viaje por la vida y vivas una experiencia extraordinaria.

Deja un comentario