Oculta crisis de desempleo asoma en China

La tasa de desempleo de junio en China fue de 5,7 por ciento, que es inferior al máximo de 6,2 por ciento de febrero.

La tasa de desempleo del país se ha mantenido bastante estable en las últimas décadas, rondando entre el 4 y el 5 por ciento.

Por lo tanto, parece sorprendente el hecho de que el brote de Covid-19 sólo hizo que la cifra aumentara hasta alrededor del 6 por ciento.

La verdad es que estos números tergiversan la verdadera escala del desempleo en el fondo.

El problema del desempleo

Lo primero que hay que entender de los datos de desempleo de China, es que sólo representan las regiones urbanas. Las zonas rurales están completamente descuidadas.

En segundo lugar, incluso al calcular el desempleo urbano, las cifras no tienen en cuenta la masiva población de trabajadores migrantes en estas zonas.

Esto se debe a la política china de «Hukou» que divide la población en ciudadanos urbanos y rurales. Cuando un residente rural emigra a una región urbana para trabajar, conserva la condición de residente rural.

Se estima que en 2018 China tenía alrededor de 291 millones de trabajadores migrantes. Según los datos oficiales del gobierno, en marzo el número de trabajadores migrantes se redujo drásticamente a 129 millones, lo que plantea una pérdida masiva de empleos.

Los datos de desempleo tampoco tienen en cuenta las pequeñas tiendas, hoteles, mayoristas, restaurantes, etc., que emplean mano de obra poco calificada.

Muchas personas que trabajan en estos sectores están desempleadas. Una vez que se toman en cuenta todos estos factores, surge una verdadera imagen del desempleo.

Según datos oficiales del gobierno, el número de trabajadores migrantes en China se redujo drásticamente a 129 millones en marzo, lo que sugiere una pérdida masiva de empleos. (Imagen: Captura de pantalla / YouTube)

Según un estudio de la firma de corretaje Zhongtai Securities, la tasa real de desempleo en China es de alrededor del 20,5%, lo que significa que unos 70 millones de personas están sin trabajo.

Cuando el informe fue publicado en Internet, fue misteriosamente eliminado bastante rápido. Los analistas de la compañía UBS también indican que a finales de marzo alrededor de 70 a 80 millones de chinos se quedaron sin trabajo.

La pregunta es: ¿por qué Beijing está ocultando las cifras de desempleo?

Y la respuesta es: Que el Partido Comunista teme las consecuencias, una vez que la gente se de cuenta de la verdadera escala de desempleo.

El hecho de que 8,7 millones de recién graduados entren en el mercado laboral este año complica aún más el asunto. Si estos jóvenes permanecen desempleados, podrían levantarse para desafiar la estructura de poder político establecida.

«Garantizar el empleo es proteger al pueblo pero también proteger el poder político… Mientras se mantenga el empleo y se resuelvan los problemas de alimentación básica, la estabilidad del régimen no se verá amenazada»,

dijo Chen Daoyin, analista político independiente y ex profesor en Shanghai, según informa Business Standard.

Por lo tanto, el Partido Comunista Chino probablemente hace propaganda para convencer al público de que las cifras de desempleo son bajas.

El crecimiento económico

En julio, China informó que su PIB del segundo trimestre creció un 3,2 por ciento en comparación con el año pasado. Esto sorprendió a los economistas, ya que las cifras superaron sus expectativas de crecimiento del 2 por ciento.

En comparación con el primer trimestre de 2020, el crecimiento aumentó un 11,5%. En un documento reciente, Oxford Economics advierte que el impresionante repunte de China en el segundo trimestre de 2020 podría estar sobre estimado.

La empresa consultora señala que China se basa en su índice de precios al productor, para ajustar el crecimiento industrial en su cuenta nacional.

El Instituto Brookings comparó la tasa de crecimiento del valor añadido industrial declarado (uno de los componentes utilizados cuando China calcula su PIB), con la tasa de crecimiento de los ingresos del impuesto sobre el valor añadido industrial. (Imagen: Captura de pantalla / YouTube)

 

Esto es contradictorio con lo que hacen países como Alemania y EE.UU, que utilizan índices de inflación.

El problema de usar el índice de precios de producción es que está muy influenciado por los precios de las materias primas y la industria pesada.

A principios de 2020, los precios mundiales de los metales y la energía se derrumbaron. Esto haría que las cifras de crecimiento de China parezcan más halagüeñas de lo que son.

Por lo tanto, hasta que no veamos un par de trimestres de crecimiento estable combinado con un fuerte gasto de los consumidores, no podemos estar seguros de que la economía china esté realmente en vías de recuperación.

Deja un comentario