Mi padre me obligó a casarme con la hija de un mendigo y eso cambió mi vida

Debes Leer!

Emma Lu
Autora especializada en mitos y relatos culturales e históricos.

Por Emma Lu

Me daba vergüenza decirle a la gente que mi suegro era un mendigo. Puede que no me crean. Quedó discapacitado en un accidente, por lo que su mujer lo dejó. Crio a su hija el solo, y esta hija es ahora mi esposa.

Mi padre tenía una empresa, así que estábamos bien. Un día, un mendigo vino a nuestra casa, y mi padre le invitó a entrar porque hacía bastante frío. A mi padre no le importaban las cosas pequeñas; pensaba que la gente podía tener problemas, y que si podíamos ayudar un poco, debíamos hacerlo.

Quién sabe, tal vez pudiéramos hacer amistad con otros de esa manera. Así fue como conoció a mi suegro.

Le dije en broma a mi padre que dejaría entrar a cualquiera en nuestra casa, incluso a un mendigo. ¿Qué podíamos esperar de él? ¿Tendría siquiera un teléfono móvil para poder estar en contacto?

Pues bien, era un mendigo y tenía un teléfono móvil, así que mi padre y él se reunían a menudo y tomaban el té juntos. Yo también lo veía a menudo, pero no quería tener ningún tipo de relación con él.

Me daba vergüenza decirle a la gente que mi suegro era un mendigo. (Imagen: Apiwan Borrikonratchata vía Dreamstime)

Su padre lo obligó a casarse

Entonces mi padre se enteró de que el mendigo tenía una hija en la escuela de posgrado. Mi padre encontró un casamentero, y sin mi consentimiento, esperaba que me casara con la hija de este señor. Vaya, yo sabía que no tenía un título avanzado, pero sí tenía una licenciatura.

¿Tenía que casarme con la hija de un mendigo?

Los chinos de hoy en día somos muy vanidosos, y el estatus familiar es muy importante en un matrimonio. Todos mis amigos se iban a reír de mí. Sin embargo, mi padre se volvió loco por ella y me amenazó con cortarme el flujo económico si yo no aceptaba esa propuesta.

Debería haberme avergonzado, aunque tenía un título universitario y un buen trabajo, aún no podía mantenerme totalmente; el dinero para mis gastos provenía de mi padre. No tuve más remedio que casarme con ella.

Casarme con la hija de un mendigo no era mi idea de encontrar la felicidad. Afortunadamente, fue muy fácil llevarme bien con ella. Era una excelente cocinera y se ocupaba de todas las tareas domésticas. Además, tenía un buen trabajo. Yo también tenía un buen trabajo, pero siempre gastaba más de lo que ganaba.

Para mí no estaba mal que mi padre me subvencionara todo el tiempo. Pero desafortunadamente, tres años después de casarme, la empresa de mi padre quebró. Así que ahí se fue mi pequeño banco privado.

Mi padre no estaba de buen humor esos días, así que un día mi mujer me entregó una libreta de depósitos bancarios. Pensé, ¿de qué serviría eso? Su sueldo y sus ahorros no podían hacer mucho por la empresa de mi padre.

Ella pareció leer mi mente y dijo:

“Ábrela y mírala. Dime si es suficiente o no. No saques conclusiones tan rápido”

Lo abrí y me quedé sorprendido: 4 millones de yuanes (596.228  USD)

“¿De dónde has sacado tanto dinero?”

Pregunté.

“Me lo dio mi padre”

Respondió.

Entonces me contó que después de que su padre tuvo el accidente, su madre huyó. Toda la familia pasó apuros, pero 6 meses después, su padre recibió una indemnización: 4,3 millones de yuanes. A lo largo de los años, el anciano sólo había gastado una pequeña parte, y salió a mendigar para mantener sus estudios universitarios.

Aunque su padre era discapacitado, aún podía hacer pequeñas cosas para ganar dinero, como mendigar o poner un puesto de verduras, etc.

Aunque su padre era discapacitado, aún podía hacer pequeñas cosas para ganar dinero, como mendigar o poner un puesto de verduras. (Imagen: Simone Van Den Berg vía Dreamstime)

Siendo hija de un mendigo,  no sabía que su padre tenía tanto dinero

Cuando mi mujer trabajaba, mi suegro se sentía solo y salía a pedir dinero. Por supuesto, entonces tenía que soportar las miradas humillantes de la gente.

Cuando mi mujer iba a la escuela, sus compañeros también la despreciaban por tener un mendigo como padre. Mi mujer sabía que su padre trabajaba muy duro para mantenerla en la universidad, así que se decidió a estudiar mucho.

Mi mujer siempre fue una buena chica y nunca causó problemas; ambos creían que la vida mejoraría.

Mi mujer pensó que su padre debía disfrutar del dinero, pero este le dijo:

“Cuando me vaya, estarás sola en este mundo… Si tienes esta cantidad de dinero, no tendrás que preocuparte el resto de tu vida. Piensa en esto, si hubieras sabido que tenía esta cantidad de dinero, ¿habrías estudiado tanto?”

Mi mujer derramó lágrimas cuando me contó la historia, y yo también me emocioné. Se ganaron mi respeto.

Entendí al menos una cosa: la vida nunca será perfecta, y no podré conseguir todo lo que quiero. Sin embargo, si estoy dispuesto a trabajar duro, a cultivar valores y ser persistente, tendré un futuro brillante.

 

- Advertisement -spot_img

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Advertisement -spot_img

Artículos Recientes

¿Cuánto saben los jóvenes chinos sobre la masacre de la Plaza de Tiananmen?

Por Armin Auctor La Voz de América (VOA) informó que la masacre de la Plaza de Tiananmen de 1989 sigue...
- Advertisement -spot_img

Más Artículos similares

- Advertisement -spot_img