Lazos familiares: Relación eterna de una hermana y un hermano

Debes Leer!

Nspirement Staff
Inspiración es el acto de motivarse, animarse y entusiasmarse hasta el punto de marcar una diferencia o un hacer un cambio significativo. Nuestro objetivo es ofrecer artículos que inspiren, animen e informen a nuestros lectores, así como una visión de todo lo relacionado con China y su impacto en el mundo actual. "CONSTRUYENDO SOBRE EL PASADO Y TRAYENDO INSPIRACIÓN PARA EL FUTURO”.

By Kathy McWilliams

Si hay una relación eterna en este mundo, es la relación que tengo con mi hermano menor.

Crecimos en una granja en un pueblo remoto. Una vez, robé 50 centavos del cajón de mi papá para comprar un pañuelo florido. Mi padre se dio cuenta de que el dinero faltaba el mismo día.

Así que los dos tuvimos que arrodillarnos junto a la pared mientras mi padre tenía un palo de bambú en la mano; él quería que confesáramos, pero no dijimos nada.

Mi padre estaba enojado porque no admitimos el error, nos dijo que los dos íbamos a ser castigados. Mientras levantaba su palo de bambú, mi hermano le agarró de la mano y le dijo:

“Papá fui YO, no mi hermana. Puedes pegarme.”

En otra ocasión mi hermano fue aceptado en un instituto importante y yo en una universidad de provincia.

Esa noche, mi padre se quedó en el patio, fumando su pipa y murmurando:

-“¡Estos niños realmente serán algo!”

Nuestra madre se limpió las lágrimas de su rostro y dijo:

-“¿De que sirve? ¡No podemos pagar la matrícula!”

Mi hermano le dijo a mi padre:

-“No quiero ir a la escuela secundaria ya he tenido suficiente de eso”.

Papá le dio una bofetada en la cara, diciéndole:

-“¡Eres una decepción!”.

Luego salió a pedir dinero prestado para las tasas de matrícula.

Yo había decidido no ir a la universidad porque un niño sin educación no puede salir del pueblo.

Al otro día me desperté por la mañana y descubrí que mi hermano se había ido en la noche, dejándome una nota:

– “Sis, no te preocupes, es muy difícil entrar en la universidad. Iré a trabajar para que puedas estudiar”.

Sostuve esa nota y lloré. Mi hermano tenía 17 años y yo 20 en ese entonces.

The everlasting relationship of the brother and sister never wavered.
Su hermana ya había decidido no ir a la universidad, porque un niño sin educación no puede salir del pueblo. (Imagen: vía Dreamstime.com © Roberto Maggioni)

Su relación eterna nunca flaqueó

Un día de mi tercer año, un compañero de clase se acercó a mí y me dijo que alguien de mi pueblo había venido a visitarme.

Salí y vi a mi hermano, vestido con su ropa de trabajo y cubierto de polvo de cemento.

Le pregunté:

– “¿Por qué no dijiste que eras mi hermano?”

Dijo entre risas:

– “Todo el mundo se reiría de ti conmigo vestido así”.

Con lágrimas vertiendo por mi cara, dije:

– “Eres mi hermano, no importa cómo te vistas y no me importa lo que piensen los demás”

Sacó una horquilla de mariposa envuelta en un pañuelo y la metió en mi cabello, diciéndome que todas las chicas de la ciudad las llevaban puestas, así que compró una para mí.

Lo abracé fuerte y lloré. Él tenía 20 años y yo 23.

La primera vez que traje a mi novio a casa, esta estaba impecable y todos los trabajos de reparación pendientes desde hacía tiempo se habían realizado, incluyendo un cristal de la ventana que se había roto hacía muchos años.

Después de que mi novio se fue, le dije a mi madre:

– “Hiciste un muy buen trabajo en la limpieza de la casa”.

Mi madre sonrió y dijo:

– “Ese fue tu hermano que llegó temprano a casa y lo hizo; mira los cortes que recibió al arreglar la ventana”.

Entré en la habitación de mi hermano, y su cara delgada me puso triste. Dijo entre risas:

– “Tu amigo es de la universidad, y no podemos tenerlo riéndose de nosotros”.

Aparté la cara y lloré. Él tenía 23 años y yo 26 ese año.

Mi esposo y yo nos mudamos a la ciudad después de que nos casamos.

Les pedimos a mis padres que vinieran a vivir con nosotros muchas veces, pero siempre se negaron, diciendo que no sabrían qué hacer si salían del pueblo.

Mi hermano también se opuso, diciendo:

– “Sis, tú cuidas de tus suegros y yo cuidaré de nuestros padres aquí”.

Cuando mi esposo fue ascendido a la posición de gerente de la fábrica, le pedí que considerara traer a mi hermano como gerente del departamento de reparación.

Mi hermano rechazó esta oferta también, permaneciendo como reparador.

Carbonated drinks factory in Beijing, China, with view of production and bottles.
El marido de su hermana fue ascendido al puesto de gerente de fábrica. (Imagen: vía Dreamstime.com © Kireev Art)

Un día mi hermano se lesionó en el trabajo, y mi esposo y yo fuimos a visitarlo al hospital.

Miré el yeso en su pierna y le reclamé:

– “Podrías haber sido gerente, pero te negaste. ¡Mira lo que te ha pasado!”.

Mi hermano respondió seriamente:

– “¿Alguna vez has pensado en tu esposo?. Acababa de ser ascendido y yo no tengo educación. ¿Cómo podría estar a cargo? ¿Qué pensarían los demás?”.

Mi esposo se conmovió hasta las lágrimas y lloré:

“¡Tu falta de educación se debe a los sacrificios que hiciste por mí.” 

Mi hermano me tomo de la mano y me dijo:

– “Está en el pasado, así que ¿por qué mencionarlo?”

Él tenía veintiséis años y yo veintinueve ese año.

Un año más tarde, mi hermano se casó con una chica agradable del pueblo. Durante la ceremonia nupcial, cuando se le preguntó a quién respetaba más, respondió sin dudarlo:

– “A mi hermana”.

Llegó a contar una historia de la que yo no tenía memoria. Dijo:

– “Un día en nuestra larga caminata a la escuela, perdí uno de mis guantes y mi hermana me dio uno de los suyos. Para cuando llegamos a casa esa noche, su mano estaba tan congelada que ni siquiera podía sostener sus palillos.

A partir de ese día, prometí que sería bueno con mi hermana por el resto de mi vida”.

Todos se volvieron hacia mí y aplaudieron. Le dije:

– “Estoy muy agradecido a mi hermano, porque ha cumplido su promesa toda nuestra vida”.

- Advertisement -spot_img

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Advertisement -spot_img

Artículos Recientes

7 poderosos alimentos anti inflamatorios

Por Sheridan Genrich La inflamación es algo que todas las personas sufrimos en nuestras vidas y no queremos que se...
- Advertisement -spot_img

Más Artículos similares

- Advertisement -spot_img