La República de China renace en Taiwán

Debes Leer!

Nspirement Staff
Inspiración es el acto de motivarse, animarse y entusiasmarse hasta el punto de marcar una diferencia o un hacer un cambio significativo. Nuestro objetivo es ofrecer artículos que inspiren, animen e informen a nuestros lectores, así como una visión de todo lo relacionado con China y su impacto en el mundo actual. "CONSTRUYENDO SOBRE EL PASADO Y TRAYENDO INSPIRACIÓN PARA EL FUTURO”.

Por Ian McDougall H.

Aniversario de los 100 años de la República de China

Cuando Mao Zedong proclamó la fundación de la República Popular de China en 1949, no era el final de la República de China.

El Generalísimo Chiang Kai-shek, el gobierno del Kuomintang y unos dos millones de personas que constituían la élite intelectual de China, se retiraron a la isla de Taiwán, a unos 120 kilómetros de la costa sureste de China.

Inicialmente se esperaba que Taiwán se rindiese a los comunistas rápidamente.

La población local, que había sido gobernada por los japoneses durante 50 años, en un primer momento acogió con satisfacción el regreso del gobierno chino después de finalizada la Segunda Guerra Mundial; pero se rebelaron contra la mano dura del gobernador del Kuomintang en una revuelta sangrienta que mató a miles de personas.

Cuando China cayó, Chiang sabía que era su última oportunidad. No había otro lugar adonde ir. Aunque era el hombre que escandalosamente había “perdido China”, eso no quería decir que Chiang fuera estúpido.

Los ejércitos del Kuomintang eran muy superiores a los de los comunistas, como Stalin bien sabía.

Mientras que el objetivo eventual de Stalin era implantar el comunismo en China, sabía que el enemigo estratégico inmediato era Japón, por lo que apoyó al Kuomintang.

El Kuomintang luchó contra los japoneses de manera muy eficaz; aunque Chiang sabía que tenía armamento, los comunistas eran militarmente casi inútiles y no lucharían contra los japoneses incluso si pudieran ya que consideraban a Chiang y al Kuomintang como su principal enemigo.

Por lo tanto, los comunistas lucharon sólo un compromiso de gran envergadura contra los japoneses, sobre todo porque estaban tan debilitados por las dementes purgas de Mao que no eran una fuerza de combate efectiva.

En cuanto a la imagen romántica de la guerra de guerrillas sin fin de los maoístas; los campesinos por lo general odiaban a los comunistas más de lo que odiaban a los japoneses debido a lo “abusivo de los impuestos comunistas”, que les había colocado al borde de la inanición.

¿Por qué entonces el Kuomintang perdió China?

Chiang era un general muy bueno, un administrador capaz, entendía la diplomacia y era políticamente hábil.

Pese a que en ocasiones los soldados eran ascendidos a coronel sólo porque eran buenos en caligrafía, los ejércitos del Kuomintang, en su conjunto, estaban bien dirigidos.

Chiang estaba dispuesto mandar a fusilar a toda persona que saliera de su control, aun así estos eran sólo algunos miles comparados con los 70 millones de muertes ordenadas por Mao durante el tiempo en el que estuvo en el poder.

El problema de Chiang se debió a que era un líder chino tradicional.

Solo hay una palabra en español para describir el tratamiento de Mao hacia las personas y esa es “brutalidad”, incluso con aquellos más cercanos a él.

Literalmente, no le importaba si vivían o morían. Cuando se peleó con sus amigos más antiguos y más leales, los torturó hasta que murieron.

Mao trató a una de sus esposas con tal crueldad extrema que ésta se volvió loca. Decenas de millones de personas murieron de inanición durante el “Gran Salto Adelante”, un programa que fracasó totalmente.

Para Mao esto no tenía importancia ya que lo consideraba necesario para construir una nueva China.

Chiang por su parte fue incapaz de disciplinar a su familia y asociados. Su esposa, Sung Mei-ling, fue una de las tres hermanas, conocidas como la “dinastía Sung”.

Su hermana Ai-ling se casó en el seno de la familia Kung, una de las familias más ricas de China, mientras que Chi-ling se casó con Sun Yat-sen, fundador de la China moderna.

Un dicho popular acerca de las hermanas Sung expone que “Una amó el dinero, otra amó el poder y otra amó a China“.

Pérdida de apoyo

La corrupción dentro del círculo interno de Chiang alcanzó su cúspide cuando los estadounidenses se percataron de que no era importante la ayuda enviada a Chiang, porque sería malversada.

Además, la privación de ayuda hacia la gente más necesitada, hizo enojar a los estadounidenses al punto de que se negaron a seguir dando ayuda militar y suministros a Chiang, cuando en otro caso esto no hubiese sucedido.

El Kuomintang estaba plagado de “topos comunistas” y “adormilados”, y aun cuando era evidente que los generales de alto nivel eran traidores, Chiang lo único que hacía era hacerlos a un lado.

Al final, tras la derrota de los japoneses, los rusos se inclinaron hacia Mao y los comunistas ganaron una serie de campañas fundamentales. Chiang y el Kuomintang fueron expulsados de China.

Chiang sabía qué había fallado. Cuando el Kuomintang llegó a Taiwán, Chiang comenzó la desarticulación de los grupos de influencia más importantes, ya que no tenían que tener el gran poder que ejercían en China.

Con el impulso al desarrollo económico concentrado en la industria ligera y con el apoyo de empresarios y banqueros provenientes de Shanghai, Taiwán comenzó rápidamente a prosperar.

Los numerosos estudiantes que se trasladaron hacia Taiwán proporcionaron la base de un sistema educativo envidiable en el que prácticamente todos los niños iban a la escuela.

Chiang era un hombre bastante severo, que mantuvo un férreo control. Su hijo Chiang Ching-kuo, inició la liberalización de Taiwán y Lee Teng-hui completó el proceso.

Ahora es totalmente justo llamar a la República de China, en la isla de Taiwán, con el nombre de China Libre.

Fuente: www.newweekly.com.au

(Las opiniones expresadas en este artículo son las del autor y no representan necesariamente la opinión del personal de Nspirement)

- Advertisement -spot_img

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Advertisement -spot_img

Artículos Recientes

“Juntos”, la palabra más feliz del mundo

Se comprometió a hacerla feliz la noche cuando por primera vez abrazó suavemente el delgado cuerpo de su esposa....
- Advertisement -spot_img

Más Artículos similares

- Advertisement -spot_img