La naturaleza humana innata es buena y poderosa

Debes Leer!

Nspirement Staff
Inspiración es el acto de motivarse, animarse y entusiasmarse hasta el punto de marcar una diferencia o un hacer un cambio significativo. Nuestro objetivo es ofrecer artículos que inspiren, animen e informen a nuestros lectores, así como una visión de todo lo relacionado con China y su impacto en el mundo actual. "CONSTRUYENDO SOBRE EL PASADO Y TRAYENDO INSPIRACIÓN PARA EL FUTURO”.

Por Helen London

En esta historia, vemos cómo el regalo de una simple naranja provocó una extraordinaria transformación en una situación que podría haber tenido un final trágico. La bondad saca lo mejor de todos nosotros y afirma que la naturaleza humana innata es buena.

Un asesino buscado llevaba todo un año huyendo y llegó a un pueblo vestido con harapos. Hambriento y sediento, el fugitivo se sintió atraído por las naranjas de un puesto de fruta. Se quedó allí durante mucho tiempo sin saber qué hacer. No tenía nada y había gastado todo su dinero.

¿Debería pedir limosna o robar?

No sabía qué hacer. Lentamente, buscó el afilado cuchillo escondido entre sus harapientos ropajes.

El regalo de una sola naranja dio el mejor resultado: La naturaleza humana es buena

En ese momento, una gran naranja apareció de repente frente a él. El fugitivo se sorprendió, su mano que sostenía el cuchillo se relajó y lo soltó.

Resultó que el dueño del puesto le había estado observando durante mucho tiempo, adivinando que quería una naranja, pero no tenía dinero. El dueño cogió una y se la entregó:

“Tómala, es gratis”, le dijo.

El fugitivo dudó, aceptó la naranja, se la comió y se fue sin decir nada. Tres días después, el fugitivo volvió al puesto de fruta.

Esta vez, sin esperar a que hablara, el dueño del puesto cogió unas cuantas naranjas y se las dio. Al igual que antes, el fugitivo se comió las naranjas y se marchó a toda prisa.

Por la noche, cuando el dueño del puesto se disponía a volver a casa, descubrió que alguien había dejado un periódico. Leyó el periódico y se quedó perplejo.

Se publicaba una recompensa de 30.000 yuanes por un hombre buscado, que se parecía al que le había dado las naranjas.

Esta vez, sin esperar a que hablara, el dueño del puesto cogió unas cuantas naranjas y se las dio. (Imagen: pixabay / CC0 1.0)

La razón acabó venciendo a la compasión y el dueño del puesto llamó a la comisaría. La policía estableció un cordón alrededor del puesto durante varios días.

Tres días después, el fugitivo volvió a aparecer. Sin embargo, pareció notar algo observando nerviosamente cada movimiento del dueño del puesto, y no entró en el círculo policial.

El propietario del puesto de fruta y la policía se pusieron nerviosos como si tuvieran el corazón en la garganta porque la calle estaba llena de gente. Una vez que el fugitivo se percatara de la presencia de la policía, podría desaparecer rápidamente entre la multitud. Podría llevar un cuchillo, tomar rehenes en cualquier momento y las consecuencias serían impensables.

Un buen final

Finalmente, el fugitivo que llevaba mucho tiempo parado hizo un movimiento brusco. Pero sorprendentemente, sacó lentamente el afilado cuchillo que llevaba, lo tiró al suelo y luego levantó las manos para rendirse.

La policía se abalanzó sobre el hombre y lo sometió sin mucho esfuerzo. El fugitivo esposado dijo de repente:

“Por favor, espere, déjeme hablar con el dueño del puesto de frutas”.

Bajo la escolta policial, el fugitivo se acercó al sorprendido dueño del puesto y le susurró unas palabras:

“Yo dejé el periódico aquí”, y a continuación, antes de subir al vehículo policial, esbozó una sonrisa de satisfacción.

Human nature is good - The question is how can we inspire good thoughts in others and in ourselves?
“Perdona a otros, no porque merezcan tu perdón, sino porque tú mereces paz” (Imagen: vía dreamstime.com © Maria Marganingsih)

El dueño del puesto se apresuró a leer de nuevo el periódico y descubrió que el reverso también tenía escritas unas pequeñas líneas:

“Estoy cansado de correr y esconderme, gracias por las naranjas. Cuando dudé en elegir cómo acabar con mi vida, fue tu amabilidad la que me conmovió. La recompensa de 30.000 yuanes será mi pago para ti”.

Todo el mundo tiene buenos pensamientos, sólo que algunos están en el fondo de su corazón y cubiertos de polvo. Detener la formación de malos pensamientos puede ser muy complejo, pero elevar la compasión de una persona suele ser muy sencillo.

Basta con dar ayuda cuando una persona la necesita: puede ser una naranja, un sorbo de agua o una mirada compasiva.

Cuando la compasión de una persona llene su corazón, definitivamente será una buena persona. La naturaleza humana innata es buena. Sólo debemos ayudarnos a recordarlo inspirando buenos pensamientos en la gente y sacando lo mejor de las personas.

Así que: ¿Cómo inspiramos buenos pensamientos en las personas?

- Advertisement -spot_img

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Advertisement -spot_img

Artículos Recientes

Monga: La película asiática que debes ver

Por Colin Fredericson De pronto te perdiste la exitosa película taiwanesa, Monga, estrenada en 2010. Ella se remonta atrás, a la...
- Advertisement -spot_img

Más Artículos similares

- Advertisement -spot_img