El gran misterio de Alcatraz- Parte 2

Debes Leer!

Just Strange
Just Strange ¿Te has preguntado alguna vez por qué algunas cosas ocurren de la manera en que lo hacen? Nuestro universo está lleno de fenómenos inexplicables que no comprendemos del todo. Believe It or Not se adentra en un mundo inexplicable donde la verdad es más extraña que la ficción.

Recientemente se publicó la “parte 1” del Gran misterio de Alcatraz, en donde contamos la historia de reclusos que con su gran inteligencia lograron escapar de una de las prisiones con más seguridad en el mundo.

Luego de un plan muy bien elaborado, 3 hombres pudieron escapar de la prisión sin dejar rastro alguno, cabe recalcar que las autoridades pudieron descubrir el plan gracias a la colaboración de uno de ellos que no logró escapar con el grupo.

Desde el momento de este evento se publicaron carteles de los “buscados hombres” por todas partes, los Estados Unidos y la policía recibieron mucha información y avisos de personas parecidas, pero ninguno coincidía con los tres reclusos desaparecidos.

Según el informe final del FBI, el recluso Allen West quien no pudo escapar esa noche, dijo que habían planeado robar ropa y un automóvil al llegar a tierra.

Informes posteriores revelaron que un Chevrolet azul fue robado de las cercanías después de la fuga y apareció en Oklahoma, Indiana, Ohio y Carolina del Sur, donde, tres meses después de la fuga, tres hombres que coincidían con la descripción de los fugitivos intentaron adquirir una residencia en el bosque.

Nuevos intentos de fuga

Seis meses después, otros dos reclusos intentaron escapar: John Paul Scott y Darl Lee Parker. Ambos trabajaron en la cafetería debido a su buen comportamiento dentro de la prisión.

Un día, doblaron los barrotes de una ventana de la cocina en el sótano de la casa de celdas, salieron y se dirigieron hacia el agua. No tenían botes ni dispositivos de flotación. Scott simplemente tenía dos guantes de goma inflados. Intentó nadar hacia San Francisco, pero las corrientes comenzaron a arrastrarlo hacia el mar. Varios adolescentes lo encontraron con hipotermia en las rocas cerca de Fort Point.

Mientras tanto, Darl Lee Parker se rompió el pie al saltar del acantilado, pero logró nadar una corta distancia hasta una pequeña formación rocosa no muy lejos de la isla.

En realidad, uno de los muchos mitos sobre Alcatraz es que era imposible sobrevivir nadando desde la isla hasta tierra firme debido a los tiburones. De hecho, no hay tiburones “devoradores de hombres” en la Bahía de San Francisco, solo pequeños tiburones que se alimentan en el fondo.

Los principales obstáculos fueron la temperatura del agua fría, las fuertes corrientes y la distancia a la costa.

 

A great white shark surfacing from the water showing open jaws and teeth.
Uno de los muchos mitos sobre Alcatraz es que era imposible sobrevivir nadando desde la isla hasta tierra firme debido a los tiburones. (Imagen: Elizabeth Hoffmann a través de Dreamstime)

Varios niños lograron cruzar las aguas y el gurú del fitness Jack LaLanne una vez nadó hasta la isla tirando de un bote de remos. Así que no hubiera sido imposible para los tres reclusos, Morris y los hermanos Anglin, llegar al otro lado.

Vale la pena señalar que los hermanos Anglin estaban extremadamente en forma y fueron campeones de natación desde una edad temprana.

Supuesta carta del fugitivo de Alcatraz John Anglin

Durante los siguientes 50 años, las cosas se calmaron y no se avanzó con la búsqueda de los tres fugitivos de Alcatraz. Luego, en 2013, el FBI recibió una misteriosa carta de alguien que decía ser John Anglin.

La carta decía:

“Mi nombre es John Anglin. Me escapé de Alcatraz en junio de 1962. Sí, todos lo logramos esa noche, ¡pero por poco!”.

El autor dice que Clarence Anglin murió en 2008 y que Morris murió en 2005. El escritor trata de hacer un trato con la policía, diciendo:

“Si anuncias en la televisión que me prometen ir a la cárcel por no más de un año y obtener allí atención médica, le escribiré para informarle exactamente dónde estoy. Tengo 83 años y estoy en mal estado. Tengo cancer”

Según la carta, John Anglin vivió en Seattle la mayor parte de su vida y pasó ocho años en Dakota del Norte. En el momento en que se envió la carta, según los informes, vivía en el sur de California.

La carta fue entregada a la estación de televisión KPIX de San Francisco de una fuente no identificada. La carta fue enviada al laboratorio del FBI para un análisis forense de escritura a mano. Las muestras de escritura a mano de los tres fugitivos, John Anglin, Clarence Anglin y Frank Morris, se compararon con la carta anónima, pero los resultados se consideraron “no concluyentes”.

Otras versiones

En 2015, los sobrinos de los hermanos Anglin le dijeron a History Channel que los dos hermanos lograron escapar de Alcatraz en 1962 y no se ahogaron como dijo el FBI. Mostraron una fotografía que, según afirman, prueba que John y Clarence Anglin vivían en una granja en Brasil en 1975 y aún podrían estar vivos hoy.

La foto que entregaron los sobrinos muestra a dos hombres, con un parecido sorprendente con los hermanos Anglin, de pie junto a una roca al costado de un camino. Se dice que la imagen fue tomada por Fred Brizzi, amigo de la familia Anglin, quien se topó con John en un bar de Río de Janeiro.

Map of Brazil with a yellow pin stuck in Rio de Janeiro.
Una foto que se dice que es de los hermanos Anglin muestra a dos hombres parados al costado de una carretera en Río de Janeiro. (Imagen: Steve Mann a través de Dreamstime)

La imagen fue revisada por el forense Michael Streed, quien analizó las estructuras faciales y las comparó con dos imágenes de los fugitivos. Luego transmitió sus hallazgos a Art Roderick, un investigador retirado de U.S. Marshall que estuvo a cargo de la investigación sobre la desaparición de los hombres.

Roderick le dijo a la familia Anglin que era “muy probable” que los dos hombres de la foto verdaderamente fueran John y Clarence Anglin.

De ser cierto, esta sería la única fuga exitosa de prisión en la historia de Alcatraz. Los expertos en mareas ahora dicen que la única forma en que los hermanos habrían logrado salir con vida de Alcatraz es si hubieran comenzado a remar en su balsa improvisada en las aguas entre las 11 p.m. y la medianoche durante la cual las condiciones de las mareas y el viento brindan la mayor probabilidad de supervivencia en el lado norte del puente Golden Gate.

El amigo de la familia, Fred Brizzi, afirmó que los hermanos le dijeron que fueron remolcados por un ferry. Los investigadores comprobaron que el último ferry partió poco después de la medianoche de la noche de su fuga. Se especula que podrían haber usado los 120 pies de cable eléctrico que se informó que faltaban en el muelle para sujetarse al timón. También se encontraron revistas en sus celdas que los orientaban sobre mecánica y les mostraban cómo los barcos dejan atracaderos.

Esta teoría también está respaldada por un testigo, el oficial Robert Checchi, que fumaba un cigarrillo en un club náutico con vistas a la bahía después de su turno en Alcatraz. Miró hacia el agua después de la medianoche y vio un bote blanco sin cañas de pescar ni velas que permaneció inmóvil durante unos 30 minutos. De repente, comenzó a moverse hacia el puente Golden Gate.

El FBI descontó esa historia en ese momento, ya que creían firmemente que los tres hombres nunca llegaron a la costa.

El sobrino del hermano Anglin también dijo que, a lo largo de los años, su madre recibía tarjetas de Navidad que los hermanos enviaban a la casa de la familia Anglin en Florida y que continuó recibiéndolas durante tres años después de la fuga. El destino de Frank Morris sigue siendo desconocido.

Más tarde, el FBI reveló que en 1965 recibieron una pista de que Clarence Anglin vivía en Brasil, pero no encontraron ninguna evidencia cuando enviaron agentes a América del Sur. Antes de la muerte del padre de los hermanos Anglin en 2010, supuestamente les dijo a sus familiares que había estado en contacto con sus hijos desde 1963 hasta 1987, momento en el que perdió el contacto.

Hay muchas pistas que muestran que es posible que los reclusos escaparan con éxito. Para ello hay dos factores importantes:

  • Uno es que los fugitivos tenían una planificación compleja, desde la balsa hasta las cabezas de los muñecos, que mostraban su pensamiento inteligente y su alto coeficiente intelectual.

¿Es posible que destrozaran la balsa a propósito? Realmente no puedes llevar una balsa hasta la orilla, ¿verdad?

Además, tirar sus artículos personales también podría haber sido parte del plan para sacar a la policía de su caso, pensando que se ahogaron en el mar.

  • El segundo factor importante es que los internos estuvieran bien alimentados por lo que tenían mucha energía para realizar el nado.

Si los reclusos estuvieran vivos hoy, tendrían alrededor de 90, 91 y 94 años respectivamente. De acuerdo con la ley de los EE. UU., los fugitivos seguirán siendo perseguidos hasta que tengan 99 años o se demuestre su fallecimiento.

 

Puedes ver la “Parte 1” a continuación

El gran misterio de Alcatraz – Parte 1

 

- Advertisement -spot_img

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Advertisement -spot_img

Artículos Recientes

¿Cuánto saben los jóvenes chinos sobre la masacre de la Plaza de Tiananmen?

Por Armin Auctor La Voz de América (VOA) informó que la masacre de la Plaza de Tiananmen de 1989 sigue...
- Advertisement -spot_img

Más Artículos similares

- Advertisement -spot_img