Ejercer la medicina demanda ética médica

Debes Leer!

Nspirement Staff
Inspiración es el acto de motivarse, animarse y entusiasmarse hasta el punto de marcar una diferencia o un hacer un cambio significativo. Nuestro objetivo es ofrecer artículos que inspiren, animen e informen a nuestros lectores, así como una visión de todo lo relacionado con China y su impacto en el mundo actual. "CONSTRUYENDO SOBRE EL PASADO Y TRAYENDO INSPIRACIÓN PARA EL FUTURO”.

Por Mikel Davis 

En el pasado, los famosos médicos chinos creían que practicar la medicina era un trabajo benévolo, y hacerlo bien requería que fueran cuidadosos y considerados con los enfermos, así como dedicarse a tratarlos con todos sus esfuerzos.

Sun Simiao, un conocido médico chino, incluso abogó para tratar a los ricos y a los pobres por igual. En su opinión, lo más importante para un médico era tener ética médica y lealtad a sus deberes.

Incluso si el paciente pertenecía a una familia con antiguos agravios contra él, el médico debía exigirse a sí mismo para hacer un diagnóstico sincero y atenderlo.

Wan Quan, un famoso pediatra de la Dinastía Ming, tenía un enemigo llamado Hu Yuanxi. Hu tenía un hijo de 4 años que tosía y vomitaba sangre.

Visitó a muchos médicos prominentes, pero sin éxito. Hu no tuvo más remedio que pedir la ayuda de Wan. Sin importarle los viejos rencores, Wan hizo un examen al hijo de Hu inmediatamente.

Después de ser diagnosticado, Wan le dijo a Hu que podría curar la enfermedad en un mes. Así que Wan preparó un medicamento para el tratamiento del hijo de Hu.

Después de tomar cinco dosis de la medicina, el 70 por ciento de la tos se redujo, y el sangrado de su boca y nariz se detuvo. Fue un buen comienzo.

Después de examinarlo, Wan preparó un medicamento para el tratamiento del hijo de Hu Yuanxi. (Imagen vía pixabay / CC0 1.0)

Repentinamente, Hu sintió que el niño se recuperaba demasiado lento. Hu pensó que tenía viejos rencores con Wan, y que Wan no estaba trabajando lo suficiente para curar la enfermedad de su hijo. Así que invitó a otro médico, Wan Shao, para tratar a su hijo.

Es lógico pensar que Wan Quan podría haberse marchado. Cuando alguien trató de convencerlo de hacerlo, Wan Quan dijo:

“Hu Yuanxi sólo tiene este hijo. Los demás no pueden curarlo excepto yo. Si me voy, retrasaré o impediré la cura del niño.

Si muere bajo el cuidado de otro doctor, seguirá siendo mi culpa. Así que debo revisar la receta de Wan Shao. Si está mal, lo detendré. Me iré si no puedo detenerlo”.

Después de leer la receta de Wan Shao, Wan Quan creyó que la medicina no era correcta, y que sería peligroso tomarla. Así que sinceramente trató de desalentarlo de ofrecer este tratamiento:

“¿Cómo puede incluir este tipo de medicina en el tratamiento del niño? No afectará a los pulmones del paciente”. Wan Shao se negó a escuchar.

En cambio, argumentó fuertemente:

“La medicina que he seleccionado tiene una eficacia mágica para la tos.”

Hu además repitió “Es la receta secreta de Wan Shao”. Wan Quan le dijo a Wan Shao muy seriamente:

“Estoy preocupado por este niño, no estoy celoso de ti.”

Wan Quan no pudo hacer nada para salvar al niño de la ruina. Antes de irse, vino a ver al niño otra vez, le acarició la cabeza y le dijo:

– “No tomes demasiado de ella. Intentaré hacer lo que pueda cuando la enfermedad reaparezca”.

Después de decir esto, se fue.

Antes de irse, Wan Quan le aconsejó al chico que no bebiera demasiado de la receta preparada por el otro médico. (Imagen: vía 五玄土 ORIENTO vía Unsplash)

Como era de esperar, después de tomar sólo una pequeña cantidad de la medicina de Wan Shao, el niño tosió de nuevo, comenzando a hiperventilar, y vomitó sangre como antes.

El niño lloró y dijo:

“¡Tomé la medicina del Dr. Wan Quan y me puse mejor, pero mi padre invitó a este hombre a envenenarme!”

El estado del niño empeoró y su vida estuvo en peligro.

La esposa de Hu estaba furiosa y regañó a su marido. Hu también se sintió muy avergonzado de sí mismo por cometer un error tan grande. No tuvo más remedio que pedirle ayuda a Wan Quan de nuevo.

En este momento crítico, Wan no sintio odio, pero le aconsejó sinceramente:

– “Si me hubieras escuchado, la situación no estaría así. Si quieres que trate a tu hijo, primero debes deshacerte de tus sospechas y dejármelo a mí. Puedo curarlo en un mes”.

Como resultado, Wan sólo tardó 17 días en curar al niño.

Traducido por Joseph Wu y editado por Helen

- Advertisement -spot_img

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Advertisement -spot_img

Artículos Recientes

Color – Verde: Viaja por nuestro planeta encantado a través del color

"El verde es lo primordial en el mundo, y de aquello de lo que surge su belleza". — Pedro...
- Advertisement -spot_img

Más Artículos similares

- Advertisement -spot_img