Editorial – La guerra de las galaxias 2020

Debes Leer!

Nspirement Staff
Inspiración es el acto de motivarse, animarse y entusiasmarse hasta el punto de marcar una diferencia o un hacer un cambio significativo. Nuestro objetivo es ofrecer artículos que inspiren, animen e informen a nuestros lectores, así como una visión de todo lo relacionado con China y su impacto en el mundo actual. "CONSTRUYENDO SOBRE EL PASADO Y TRAYENDO INSPIRACIÓN PARA EL FUTURO”.

Por Elena Gordillo

Este tiempo que nos toca vivir, afrontando un enemigo invisible, como dicen muchos, es un tiempo de reflexión para todos.

Nuestras vidas, de pronto, se han paralizado. Silencio y calles desiertas. Las cosas que eran prioridad son  descartadas y reemplazadas por otras  aparecen  como importantes y urgentes.

La rutina ha cambiado por completo, ya nada es lo que era, ni por dentro ni por fuera.

Hace unos meses veíamos como lejano lo que estaba pasando en otros países como China, Corea y luego otros de Europa como Italia, Francia, España. Eso nos convertía en meros espectadores.

Hoy es una realidad muy cercana,  ha tocado las puertas de nuestros hogares y  ha causado conmoción. Y tuvimos que dejar de ir para afuera, no por decisión propia, sino por decreto Presidencial. 

La casa es la mejor guarida. Menos tecnología, más familia

Tuvimos que entrar a nuestro universo interior, a ese gran desafío que es estar con nosotros mismos o compartir con nuestro núcleo familiar, las 24 horas del día, sin treguas y sin caretas.

Muchos  pueden  sentir una sensación extraña. Ser casi un extranjero en su propia tierra. Apropiarnos otra vez de ese espacio quizás nos lleve un tiempo.

Sería positivo optimizar el encierro, tratando de no esquivar la realidad que se nos presenta desnuda y ponerle condimentos de buen humor, recetas de cocina para preparar en equipo, un poco de distracción lúdica y una gimnasia grupal.

Y porque no una buena meditación para conectarnos con lo supremo o divino. Relajarnos y calmar ansiedades a través de la meditación, el yoga o escuchar música.

El hecho de no dejarnos atrapar por las redes de la comunicación, nos puede devolver una mirada diferente, y quizás nos sorprendamos, de lo lindo que es disfrutar de una conversación, de todo lo que no sabíamos de esa persona con la que dormimos todas las noches y  de cuan divertido y agradable puede volver a ser.

La paciencia y la tolerancia serán nuestras grandes aliadas.

Hoy frases como:

La cosa más difícil es conocernos a nosotros mismos, la más fácil es hablar mal de los demás” (Tales de Mileto)

Volvemos la mirada hacia nosotros mismos. Somos el punto y la medida.

Es ahora cuando debemos ser más solidarios que nunca y olvidar rencores y malos momentos, para preservar lo que nos fortalece y enaltece.

Algunas redes han promovido en estos días, en horarios convenidos, aplausos para los médicos o agentes de salud. Ellos están mucho mas expuestos y comprometidos en esta contienda.

Toda esta experiencia nos tiene que llevar a crecer como seres humanos y estar más preparados para adaptarnos al entorno, y a esta lucha intergaláctica que quien sabe cuando termina.

Este conocimiento también puede llevarnos a la idea de cuan minúsculos y vulnerables somos. Ante estas circunstancias, sin lugar a dudas aparece el miedo, ese señor que cuando le damos poder, nos paraliza.

Si te toca ser Papá o Mamá o bien el responsable en tu hogar, debemos tratar de transmitir certezas, seguridad y vencer los temores.

Estrechar y fortalecer los lazos que nos unen, darle crédito a las carcajadas, a las bromas, mirarnos a los ojos y sonreír antes de enojarnos por algo. Contar hasta 10 y respirar profundo y hasta reírnos de nosotros mismos sería una muy buena opción.

Reírnos  es un arma imprescindible que nos inmuniza y nos hace sentir gigantes, las endorfinas se activan en nuestro organismo y nos provocan bienestar. De eso se trata esta lucha, de poder jugar con los opuestos.

Y así, el hogar, nuestro hogar, se convierte en la mas cálida y segura guarida. Somos los guardianes de nuestros hijos y de nuestros abuelos.

Como el ave Fenix resurgimos cada mañana, a veces con todas las pilas, otras  nos cuesta mucho mas, pero nos vamos reciclando. Así son estos días de cuarentena.

La pobreza no viene por la disminución de las riquezas, sino por la multiplicación de los deseos” (Platón).

Esta  frase  nos acerca a la idea de que  no es más rico el que más tiene, sino el que menos necesita. Hoy mas que nunca sentimos que son muy pocas las cosas que realmente necesitamos.

Se desvanecen los deseos superfluos, los caprichos y nimiedades.

La idea de necesidad, como ir de compras por una cartera, o por un par de  zapatos o correr a la peluquería para estar arreglada, para la jornada de trabajo que antes nos desvelaba, o para salir con amigos, en estas circunstancias, son retrógrados, fuera de prioridades.

Nos damos cuenta que  el dinero pierde valor si no tenemos salud.

Vemos tanto a ricos como a pobres expuestos de la misma manera, sin distinción de clases sociales, ni diferencias raciales. Este virus, en ese sentido, se presenta como una cachetada a la soberbia y al poder.

Ni las grandes potencias se salvaron de esta pandemia. El individualismo se presenta como riesgoso y el egocentrismo no tiene cabida.

La solidaridad es fundamental para poder triunfar. Para que todos los protagonistas de esta historia podamos sobrevivir, cuidarnos hoy es cuidar al otro.

QUEDARNOS EN CASA

Es como un efecto multiplicador que surte efecto con el día a día. Hemos visto a personas alentar a otras desde un balcón o compartir o cantar entre todos los vecinos una canción.

Es una cadena de respeto y amor, por todos aquellos que hoy se arriesgan mas que nunca, expuestos a la intemperie, como los médicos, nuestros verdaderos héroes, que trabajan muy duro y ponen en riesgo su propio pellejo y el de sus seres queridos, los agentes de la sanidad, los policías que deben patrullar en las calles y todos aquellos que cumplen una labor diaria, que contribuye al bienestar de todos.

El mundo se ve pequeño y comprimido en un frasco de vidrio candente. Antes todo era lejano. Hoy la llamada globalización nos pone en jaque mate. Esta peste se ha globalizado y nos hace sentir muy pequeños y vulnerables.

Las redes sociales se han convertido en las grandes aliadas de la comunicación y a la vez también pueden ser las responsables de la psicosis o el pánico.La responsabilidad que cada actor tiene en esta PELÍCULA DE FICCIÓN que hoy afrontamos, es y será de un protagonismo compartido.

Nosotros también somos protagonistas y debemos potenciar nuestro guerrero interior. Lo mejor de nosotros debe aflorar en estos tiempos de peste.

Las armas en esta lucha son los valores. El  amor, solidaridad, tolerancia, fortaleza interior, tenacidad, disciplina, constancia, respeto y generosidad.

Pareciera que esto que nos toca vivir hoy es una novela, una película de ficción tipo LA GUERRA DE LAS GALAXIAS, un relato maravilloso, un espectáculo visual y de una conjunción de sensaciones sonoras, donde en otros espacios se libra una batalla.

Espero que con un final feliz, los buenos alcancen, definitivamente, el poder.

- Advertisement -spot_img

2 COMMENTS

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Advertisement -spot_img

Artículos Recientes

7 comportamientos tóxicos que se hicieron aceptables en la sociedad

Por Raven Montmorency   Es triste pero cierto que nuestra sociedad, en estos últimos tiempos, ha llegado a aceptar ciertos tipos...
- Advertisement -spot_img

Más Artículos similares

- Advertisement -spot_img