COVID-19: Mi cura al trastorno obsesivo-compulsivo

Debes Leer!

Nspirement Staff
Inspiración es el acto de motivarse, animarse y entusiasmarse hasta el punto de marcar una diferencia o un hacer un cambio significativo. Nuestro objetivo es ofrecer artículos que inspiren, animen e informen a nuestros lectores, así como una visión de todo lo relacionado con China y su impacto en el mundo actual. "CONSTRUYENDO SOBRE EL PASADO Y TRAYENDO INSPIRACIÓN PARA EL FUTURO”.

Por Katrina Hicks

Se calcula que, a nivel mundial, la prevalencia del trastorno obsesivo-compulsivo (TOC) es de aproximadamente el 2% de la población general. La Organización Mundial de la Salud (OMS) afirmó que el trastorno obsesivo-compulsivo se encuentra entre las 10 enfermedades más incapacitantes

Como persona que padece esta enfermedad, a menudo me he dado cuenta de que es un error común pensar que mis compulsiones tienen que ver principalmente con la limpieza.

He tenido problemas con la limpieza excesiva de las manos y los brazos, soy conocido entre mi círculo de amistades por ser una de las personas en las que pueden confiar para limpiar después de una buena fiesta, y una vez tuve una casi risible fobia a las palomas.

Así que puedo entender que la mayoría crea que la limpieza define mi TOC, ya que todo lo que presencian son los actos físicos.

Some people with obsessive-compulsive disorder use compulsive rituals that center around cleaning as a way to stave off anxiety.
Algunas personas con TOC utilizan rituales compulsivos centrados en la limpieza como forma de evitar la ansiedad.(Image: via Dreamstime.com © Martinmark)

El trastorno obsesivo-compulsivo es un trastorno de ansiedad

El trastorno obsesivo-compulsivo es también un trastorno de ansiedad. Los rituales compulsivos que acompañan al TOC sirven para disfrazar los pensamientos invasivos. Además de las compulsiones físicas, los pensamientos obsesivos e invasivos también son indeseados, consumen mucho tiempo y francamente, son agotadores.

Se dice que cuanto más intentas “no pensar” en algo, más probable es que lo pienses de todos modos. Esto hace girar una rueda continua especialmente a quienes padecen TOC.

En septiembre de 2019, Live Science publicó “¿Podemos dejar de pensar alguna vez?”.

En respuesta a la pregunta, Michael Halassa, profesor adjunto del departamento de ciencias cerebrales y cognitivas del MIT, afirmó que depende de la definición que uno tenga de “pensamiento”.

Añadió que los pensamientos pueden producirse tanto a nivel consciente como inconsciente y son el resultado de la activación de las células químicas del cerebro.

Sin embargo, Julia Kam, científica cognitiva de la Universidad de California en Berkeley, no está de acuerdo, dijo:

No se si dejar de pensar completamente es teóricamente posible y si lo es, creo que sería increíblemente difícil de probar

A menudo me han dicho que en medio de mis luchas, “deje de pensar tanto” y me sirve de recordatorio para ver que científicamente no es tan sencillo. 

Se calcula que alrededor de tres cuartos de millón de personas en el Reino Unido padecen trastornos obsesivo-compulsivos.

Yo sabía desde la infancia que lo padecía. Era muy particular en cuanto a la higiene; me despertaba por la noche para comprobar que los electrodomésticos estuvieran apagados y mis rasgos generales eran repetitivos.

Al buscar ayuda terapéutica en 2018 (mientras estaba embarazada de mi segundo hijo), descubrí que mi problema subyacente provenía de mi sentido del “control”. 

Crowd of people, some wearing protective face masks, on Oxford Street, London, United Kingdom in September 2020.
Se calcula que alrededor de tres cuartos de millón de personas en el Reino Unido padecen TOC. (Image: via Dreamstime.com © VVShots)

Nunca se trató sobre estar perfectamente limpio; era el miedo a “contaminar” a otro con mis gérmenes sin lavar.

Nunca se trató de que pensara realmente que nuestras vidas corrían peligro en mitad de la noche por culpa de los aparatos que no se habían apagado; se trataba de que tenía que ser yo quien lo comprobara, ya que ahora era yo la que estaba despierta.

Una vez que establecí que no puedo tener el control total en todo momento, ¡por fin sentí lo que era relajarse!.

Durante la pandemia de COVID-19 a lo largo de 2020, mi TOC fue puesto a prueba.

Propagar gérmenes no era un miedo irracional, sino una posibilidad muy real, con la diferencia de que esta vez estaba totalmente fuera de mi control. Por mucho que cumpliera las directrices y mantuviera mi higiene personal, no podía controlar si iba a ser “portadora” o no.

También experimenté el peor de los escenarios cuando perdí a un ser querido por el virus. De nuevo, no tenía el control.

A pesar de lo devastador que ha resultado ser el virus a escala mundial, también ha sido posiblemente la cura para el TOC que nunca supe que necesitaba.

Por primera vez, pude relajarme. El mundo se desmoronó literalmente de cualquier manera, todo más allá de lo que yo podría haber controlado.

Katrina Hicks
Escritora independiente, creativa y que invita a la reflexión y que también posee talento poético. Con una mentalidad periodística, Katrina plantea preguntas retóricas para que el lector concluya su propia narración.

- Advertisement -spot_img

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Advertisement -spot_img

Artículos Recientes

El Libro de los Cantares: La primera antología de poesía china

Shijing o Shih-ching, traducido como el Libro de los Cantares o el Libro de las Odas es la colección...
- Advertisement -spot_img

Más Artículos similares

- Advertisement -spot_img