Cómo un sencillo plato de arroz cambió el futuro de una pareja

Debes Leer!

Kathy McWilliams
Kathy creció en los suburbios de Melbourne, donde todavía vive. Tiene dos gatos locos que le hacen compañía y la hacen reír cada día. Su comida favorita es la pasta y le encanta cocinar. Kathy es una apasionada defensora de los derechos humanos y cree que cada acto de bondad marca la diferencia en el mundo, aunque sea algo tan simple como sonreír a un desconocido. Kathy encuentra esperanza e inspiración en la escritura de historias que ayudan a llevar la compasión y la comprensión al mundo.

Por Kathy McWilliams

Hace más de 20 años, en Taipei, un joven estudiante universitario fue a un restaurante chino tipo buffet. Caminó de un lado a otro durante un buen rato hasta que la mayoría de los comensales se habían marchado. Entonces le dijo en voz baja al dueño:

– “¿Puedo tomar un cuenco de arroz blanco?”.

El dueño y su mujer se extrañaron un poco de que no pidiera ningún plato. Pero le entregaron un cuenco lleno de arroz blanco, y el joven preguntó avergonzado

– “¿Podría añadir un poco de salsa o sopa al arroz seco?”.  

La mujer le dijo sonriendo:

– “No hay problema, es gratis”.

Cuando el joven se terminó la mitad del cuenco de arroz, pensó que ya que la salsa o la sopa eran gratis, podía pedir otro cuenco. La mujer le dijo con entusiasmo:

– “¿No es suficiente con un plato? Deja que te ponga un poco más”.

El joven respondió:

– “Quiero llevarlo a la escuela como mi almuerzo de mañana”.

Cuando el dueño oyó eso, pensó que el joven probablemente procedía de una familia pobre, y que incluso podría necesitar trabajar muy duro para terminar su educación, así que añadió un poco de carne de cerdo picada y un huevo con especias en el fondo del recipiente, y luego puso el arroz blanco encima.

Al darse cuenta de que el joven procedía de una familia pobre, añadió un poco de carne de cerdo picada y un huevo con especias al fondo del recipiente, teniendo cuidado de cubrirlos con el arroz simple. (Image: Lcc54613 via Dreamstime)

La esposa vio lo que hizo su marido y dijo:

– “Seguramente poder ayudar a los demás es bueno, pero ¿por qué tuviste que ocultarlo?”

Su marido respondió:

– “Si lo ve, puede pensar que nos compadecemos de él y eso heriría su ego, y podría decidir irse a otra parte. Pero no puede aprender bien sólo comiendo arroz”.

She was very supportive of his good deed. “You are a really good man,” she said. He responded: “Of course, isn’t that why you married me?”

Ella fué muy solidaria con su buena acción.

“Eres un hombre realmente bueno”,

le dijo. Él respondió:

– “Por supuesto, ¿no es por eso que te casaste conmigo?”.

El joven terminó su tazón de arroz y recogió su pedido de almuerzo, al sentir lo pesado que estaba, miró al dueño y a su esposa con lágrimas en los ojos.

El joven regresaba casi todos los días por su tazón de arroz blanco.

Desde entonces, el joven volvía todos los días, excepto los días festivos, por su plato de arroz blanco, el dueño siempre ponía algo diferente en el fondo del contenedor para el pedido adicional del almuerzo.

Esto continuó todos los días hasta que el joven se graduó de la universidad y no volvió al restaurante después de graduarse.

Un día, cuando los dueños del restaurante tenían casi 50 años, recibieron un aviso del gobierno advirtiendo que el restaurante sería demolido, ya que era un edificio ilegal, lloraron y lloraron, todos los ahorros de toda su vida se habían utilizado para enviar a su hijo a estudiar en Estados Unidos, y ahora eran de mediana edad y estaban a punto de quedarse sin empleo y sin ahorros, ¿qué podían hacer?

Justo cuando estaban desesperados, un joven bien vestido se acercó y les dijo:

– “Soy el vicepresidente de la empresa. Nuestro presidente quiere que ustedes dos administren nuestra nueva cafetería buffet. Tendremos todo listo y todos lo que tienes que hacer es liderar el equipo, y las ganancias se dividirán 50-50”.

Justo cuando la pareja estaba desesperada, un joven bien vestido se acercó y les ofreció un trabajo como encargados de una nueva cafetería tipo buffet. (Image: Murat Öz via Dreamstime)

La pareja estaba realmente sorprendida:

– “¿Quién es el presidente de su empresa? ¡No conocemos a ningún presidente de empresa!”.

– “Ah, ustedes dos son buenos amigos y salvaron la vida de nuestro presidente. No sé mucho sobre lo que pasó, pero nuestro presidente dijo que le gusta mucho la carne de cerdo picada y los huevos con especias que cocinan”.

Las buenas acciones serán recompensadas

El joven, que sólo podía permitirse ordenar un tazón de arroz simple, se presentó en el desafortunado restaurante al día siguiente. Había trabajado duro para terminar sus estudios y establecer su imperio.

Quería devolver la amabilidad que había recibido. Sin el estímulo y el apoyo del dueño del restaurante, quizá no hubiera terminado sus estudios.

- Advertisement -spot_img

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Advertisement -spot_img

Artículos Recientes

5 maneras de aprender cómo aprender

Muchas personas luchan por aprender nuevas materias. Quizás el tema resulte ser demasiado complicado. Tal vez se esfuerzan mucho...
- Advertisement -spot_img

Más Artículos similares

- Advertisement -spot_img