8 sencillas formas de empezar la mañana

Por Nathan Machoka

Las primeras horas de la mañana son una bendición para algunos y una pesadilla para otros. Pero la forma de empezar la mañana puede influir en el resto del día. 

Hoy en día, la mayoría de las personas rara vez duermen las siete u ocho horas recomendadas por noche. Y aunque dormir lo suficiente es esencial para tu cuerpo y tu salud, estos consejos de eficacia probada pueden ayudarte a empezar el día de la forma correcta.

8 maneras de empezar la mañana

1. Pre-planificar la mañana

Lo más probable es que siempre tengas un periodo de preparación matutino muy corto. Además, es difícil recordar todo lo que debes hacer para el día cuando te levantas.

Por eso es aconsejable planificar la mañana la noche anterior. Este plan de ataque resuelve tu crisis matutina, en la que tienes que elegir tu ropa, preparar el desayuno, armar el almuerzo de tus hijos, hacer ejercicio, etc. 

Así que hacer una «lista de tareas» hace que tu rutina sea lo más fluida posible. 

2. No te quedes dormido

Es aconsejable despertarse de forma natural, ya que la alarma y su repetición puede hacer que te sientas peor. Por lo tanto, intenta evitar pulsar el botón de repetición después de que suene la alarma. 

Por supuesto, evitar la tentación de quedarse tumbado durante los siguientes 20 minutos es difícil. Pero esto te obliga a apresurarte en tu rutina matutina, lo que puede arruinar el resto de tu día.

En su lugar, tómate unos minutos y crea pensamientos positivos sobre tu vida. Luego, siéntate y trata de conectar tu cuerpo y tu mente, o mejor aún, tómate el tiempo para meditar.

A algunas personas les fluye la creatividad por la mañana, y a otras les resulta más fácil hacer tareas sin sentido, como contestar mensajes y correos electrónicos. (Imagen: Pascalkfl vía Dreamstime)

3. Entenderte a ti mismo

Saber para qué se es bueno a primera hora es esencial. A algunas personas les fluye la creatividad por la mañana, y a otras les resulta más fácil hacer tareas sin sentido, como responder a mensajes y correos electrónicos. 

Así que, si eres más creativo por la mañana, es mejor que resuelvas tus problemas antes de que el día de paso a las sombras. 

4. Tiempo en familia

La familia y los amigos también son importantes en tu horario de trabajo. Si trabajas hasta tarde, puedes reservar las horas de la mañana para tu familia y amigos. Estas conexiones generan la energía mental y emocional necesaria para ayudarte a superar el día.

5. Desayunar

Es probable que lo estés oyendo por enésima vez, pero el desayuno es una comida importante del día. Los amantes del desayuno pueden optar por una dieta multinutriente compuesta por proteínas magras, grasas saludables y carbohidratos ricos en fibra.

También se puede optar por cualquier cosa, desde el yogur y la fruta hasta los huevos duros y las tostadas, para dar un impulso a tu día. Además, toma siempre un vaso de agua antes de tu té o café matutino. La hidratación es esencial, y el agua es lo que mejor te hidrata. 

6. Ejercicio

Evita ver por la mañana toda la información de tus redes sociales, porque pueden afectar al resto de tu día. Por ejemplo, puedes perder más de una hora por la mañana revisando tus cuentas. 

Cambia tu tiempo de revisar tus gadgets por una rutina de ejercicios que se adapte a tu cuerpo y a tu horario. Cualquier ejercicio, desde caminar hasta levantar pesas, es una excelente forma de dinamizar todo el día.

También te ayudará a evitar distracciones como los correos electrónicos, las noticias matinales, los programas o las redes sociales.

Cualquier cosa, desde el yogur y la fruta hasta los huevos duros y las tostadas, puede contribuir a mejorar tu día. (Imagen: Nadianb vía Dreamstime)

7. Pensamientos positivos

Las afirmaciones son una buena forma de empezar el día. Sí, las agendas ocupadas y el día a día pueden ser estresantes, pero tener una mentalidad positiva por la mañana es esencial.

Díte a tí mismo lo que quieres hacer durante el día y recuérdate tus objetivos a largo plazo. Puedes hacerlo adoptando pensamientos positivos frente a tu espejo. También puedes anotar los logros del día anterior para recordarte que estás progresando. 

8. Mantén tu rutina

Algunas personas encuentran aburridas las tareas de la «lista de tareas»; otras no pueden funcionar sin ellas. Pero es esencial crear una rutina y cumplirla, incluso aunque no te guste. 

Conoce tu horario, tanto si empiezas con el ejercicio, la meditación, la ducha, el desayuno, los niños o más. Puede parecer monótono al principio, pero una vez que lo haces cada día, se convierte en un hábito que te ayuda a despejar tus tareas matutinas de forma rápida y eficiente.

Carpe diem: Aprovecha el día

Hay varias formas de arrancar el día. Todo, desde una buena noche de sueño hasta el ejercicio, pueden ayudarte a aprovechar el día.

Deja un comentario